El alcance de la expiación

by | Feb 20, 2017 | Teología | 0 comments

La expiación limitada, o redención particular, apenas podría calificarse de doctrina fundamental. Sin embargo, es obviamente una que a veces se debate calurosamente. Berkhof es típico de los que mantienen el punto de vista y expresa la cuestión de esta manera: “al enviar el Padre a Cristo, y al venir Cristo al mundo para hacer expiación por el pecado, y al hacerla; ¿tuvo el designio o el propósito de salvar de entre todos los hombres únicamente a los elegidos? Esta es la pregunta, y únicamente ésta”. Si de esta manera la pregunta está adecuadamente formulada, entonces la respuesta es clara: la expiación fue limitada, porque Cristo no vino al mundo para salvar a todos los hombres. Nuestro entendimiento de la elección respalda esa respuesta.

Pero, ¿es la pregunta de Berkhof la correcta? La respuesta es No. Es falso decir que “esta es la pregunta, y únicamente ésta”. Más bien, la pregunta real es: ¿se propuso Cristo al venir al mundo hacer provisión para la salvación de todas las personas, consciente de que el Padre misteriosamente atraería hacia Él a los elegidos y permitiría a otros rechazar la provisión hecha? El hecho de que algunos la rechazan no invalida la provisión ni significa que no se haya hecho provisión para ellos.

Si decimos que un padre provee suficiente comida para su familia, no excluimos la posibilidad de que algunos miembros de esa familia puedan rehusar comer lo que se ha provisto. Pero ese rechazo de ellos no significa que la provisión se hizo sólo para aquellos que efectivamente comen la comida. De igual manera, la muerte de Cristo proveyó el pago por los pecados de todas las personas – los que aceptan el pago y los que no. El rehusar aceptarla no limita la provisión hecha. No es lo mismo proveer que poseer.

 ALGUNAS AFIRMACIONES IMPORTANTES

Al discutir esta cuestión es esencial que mantengamos claro en la mente algunas verdades:

Los que se adhieren a la redención ilimitada no son universalistas

Ellos no creen que a la larga todos serán salvos. Ni tampoco este punto de vista requiere ni conduce lógicamente a tal conclusión herética.

Todas las personas están pérdidas, aun los elegidos

El hecho de que uno sea elegido no le hace en manera alguna menos perdido que el no elegido.

Cualquiera que ha de ser salvo tiene que creer

El Padre le atraerá a Sí mismo, pero aun así necesita venir (Jn 6.37, 44).

Algunos pasajes de las Escrituras relacionan la expiación particularmente con los elegidos (Jn 10.15; Ef.5.25)

 Los que creen en la expiación ilimitada de buena gana reconocen esto. Pero no es esta la cuestión. El asunto es: ¿hay pasajes bíblicos que extienden el alcance de la expiación más allá de los elegidos? Los que proponen la expiación limitada dicen que no, e intentan explicar los pasajes que parecen extender la expiación de forma que no lo hagan. En otras palabras, los que abogan por la expiación ilimitada reconocen que ésta es a la vez limitada e ilimitada; los proponentes de la limitación insisten en que es estrictamente limitada no aceptan que haya pasajes que enseñen lo opuesto.

CONSIDERACIONES EXEGÉTICAS

2 Pedro 2.1

Generalmente se acepta que el versículo más difícil de armonizar con el punto de vista de la expiación limitada es 2P 2.1. Aparentemente dice que el Señor pagó el precio de la redención por los maestros falsos (que no están entre los elegidos), puesto que en su enseñanza ellos niegan al Señor que los rescató (agorazo). En otras palabras, Pedro parece estar diciendo que el Señor en Su sacrificio pagó el precio para la redención de estas personas no elegidas.

Algunos que creen en la redención particular dicen que Pedro está solamente repitiendo lo que alegan los maestros falsos. Ellos decían que el Señor los compró, pero en realidad Él no lo hizo, porque Él sólo murió por los elegidos. Así que Pedro simplemente reconoció lo que ellos estaban diciendo, sin afirmar la verdad de aquello; y, ciertamente, no es una declaración veraz desde el punto de vista de la redención limitada.

Pero, por supuesto, aun si ésta fuese una expresión de lo que los falsos maestros estaban diciendo, todavía puede ser una declaración veraz, así que no se puede asegurar que sea falsa simplemente porque venga de sus bocas. Pero lo más probable es que Pedro estuviera enfatizando la profundidad de su defección al señalar que ellos negaron al Señor que los compró.

1 Juan 2.2

Este versículo también parece decir bien claramente que la muerte de Cristo fue por todo el mundo, puesto que Él es la propiciación no sólo por nuestros pecados sino también por las de todo el mundo. “Nuestros” parece referirse a aquellos que son (o serán) salvos, mientras que todo el mundo” incluye a aquellos que no son salvos. ¿Cómo explican los de la redención limitada este versículo para que sea compatible con su punto de vista?

En realidad se hacen tres sugerencias. En las tres, “nosotros” y “el mundo entero” llegan a ser la suma total de todos los elegidos: (a) Algunos entienden que “nuestros” se refiere a los elegidos que vivían en Asia Menor, donde estaba el apóstol Juan; “el mundo entero” entonces se refiere a los elegidos que residían fuera de Asia Menor. Esta es una distinción geográfica. (b) Otros ven una distinción racial; es decir, “nuestros” se refiere a los elegidos de entre el pueblo judío, y “el mundo entero”, a los elegidos de entre los gentiles. (c) Aun otros hacen una distinción cronológica; “nuestros” designa a los elegidos que vivían en el primer siglo, mientras que “el mundo entero” contempla a los elegidos de los siglos subsecuentes.

En otras palabras, los de la expiación limitada ven a la expiación, en este versículo, geográfica y étnicamente. Por cierto, la palabra “mundo” no siempre se refiere a todas las personas (Jn 12.19), pero ningún diccionario le da el significado de solamente los elegidos. Y los que abogan por la expiación limitada le están asignando el significado de solamente “parte” de los elegidos en este versículo. Además, la única otra vez que aparece la frase “el mundo entero” en los escritos de Juan es en 1Jn 5.19, y allí indiscutiblemente incluye a todas las personas. Así que se da por sentado que también se refiere a todas las personas en 2.2. Y esto significa que Cristo murió por todos los humanos aunque todos no son finalmente salvos.

 1Timoteo 2.4-6; 4.10

Generalmente, los proponentes de la redención limitada entienden que “todos” en 1Ti 2, se refiere a toda clase de personas. Es decir, Cristo murió por toda clase de pecadores (entre los elegidos), y Dios desea que sean salvas personas de toda clase (entre los elegidos). Sin embargo, en 4.10, algunos entienden que Salvador significa que Cristo provee los beneficios generales de la providencia a todos y especialmente a los creyentes. “Salvador”, entonces, no tienen connotación soteriológica, según esta interpretación.

La lógica que hay detrás de estas interpretaciones es que si Cristo es el Salvador de todas las personas absolutamente, entonces todos tienen que ser salvos, y puesto que todos no son salvos, entonces Él no puede ser el Salvador en algún sentido soteriológico. Pero, ¿no es Dios el Padre de todas las personas absolutamente (Hch 17.29) y, sin embargo, no todos están en la familia redimida? De todos sin que todos sean salvos.

Hebreos 2.9

Además, parece estar claro que la expiación fue universal. ¿De qué otra manera pudiera el escritor decir que Él gustó la muerte por todos? Nótese que los versículos que preceden usan la palabra “hombre” también, y claramente significa todas las personas, no sólo los elegidos.

Jn 3.16

Los que abogan por la redención limitada se ven forzados a decir que este versículo significa que Dios amó solamente al mundo de los elegidos. Un proponente de la redención limitada entiende que este versículo enfatiza la intensidad del amor de Dios; es decir, Dios amó al mundo de los pecadores. Pero todavía se limita a los pecadores elegidos. Ahora bien, si Juan 3.16 es tan restringido, entonces ninguno de los de la redención limitada pudiera decirle a sus pequeños hijos, por ejemplo, que Dios los ama, puesto que él no podría saber a esa edad si pertenecen o no a los elegidos. El Señor, sin embargo, expresó Su amor por un hombre no salvo (y evidentemente, no elegido, Mr 10.21).

Hechos 17.30

Este versículo declara el asunto en la forma más amplia posible. Dios manda a hombres en todos los lugares que se arrepientan. Atribuirle el sentido de todos los hombres sin distinción de raza o rango en todos los lugares del mundo, pero sólo entre los elegidos (lo cual es la forma que tuviera que entenderse para respaldar la expiación limitada) no parece ser la exégesis más segura.

CONSIDERACIONES TEOLÓGICAS

Predicación universal del Evangelio

Proponentes de la expiación ilimitada alegan que para poder predicarles el Evangelio a todos, Cristo tuvo que morir por todos. Parece tener más sentido decir que la redención ilimitada es más compatible con la predicación universal del Evangelio. Sin embargo, hay que reconocer que creer en la expiación limitada no apaga necesariamente los esfuerzos evangelísticos de uno. Algunos grandes evangelistas, como Spurgeon, mantenían la expiación limitada. Y otros que creen en la expiación ilimitada fallan en su responsabilidad de testificar.

 El valor de la muerte de Cristo

¿Se pierde algo del valor de la muerte de Cristo si todos aquellos por los cuales Él murió no se salvan realmente? Los de la expiación limitada dicen que sí; por lo tanto, concluyen, Cristo solamente murió por los elegidos. Pero si Dios dispuso que hubiese valor en un sacrificio universal en el que hizo al mundo entero salvable, además del valor salvífico para aquellos que positivamente creen, entonces el valor se realiza, aunque en diferentes maneras.

¿Se pagan dos veces los pecados de los no elegidos?

Algunos proponentes de la limitación sostienen que si Cristo murió por todos, entonces los pecados de los no elegidos fueron pagados en la cruz con la muerte de Cristo, y se pagarán de nuevo en el juicio al condenarse a los no elegidos al lago de fuego. Así que, en efecto, sus pecados se pagan dos veces. Lógicamente entonces, o la muerte de Cristo no debe incluir a los no elegidos, o los no elegidos no deben ser condenados al lago de fuego.

Sin embargo, la expiación que Cristo hizo pagó por todos los pecados de todo el mundo, pero el individuo tiene que apropiarse de ese pago por fe. El mundo fue reconciliado con Dios (2Co 5.19), pero esas personas reconciliadas necesitan reconciliarse con Dios (v.20).

Del libro Teología Básica por Charles Ryrie

Suscríbete y

Recibe hoy un libro de Regalo

¿Quiénes Somos?

Acerca de Nuestra Generación

Somos un grupo de amigos de diferentes Iglesias Bautistas comprometidos con alcanzar a nuestra generación con el evangelio de Jesucristo.

Nuestros articulos populares

ARCHIVOS

0 Comments

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Listo para leer el siguiente artículo?

Creacionismo v/s Evolucionismo

Si estás estudiando en el colegio o en la universidad te habrás dado cuenta cómo ha cambiado la ciencia en los últimos años. Lo que antes era una teoría, hoy prácticamente es un hecho. Me asombra ver cómo en los últimos diez años se está enseñando en los distintos...