Temores de un joven pastor por Jorge Muñoz

by | Sep 20, 2016 | Ministerio | 1 comment

Temores de un joven pastor por Jorge Muñoz

by | Sep 20, 2016 | Ministerio | 1 comment

En enero del presente año asumí el desafío más grande de mi vida hasta ahora, quedarme como pastor de una iglesia. Tengo 23 años, y como te imaginarás, mi vida no está marcada precisamente por la experiencia.

Mi corta carrera como cristiano dice lo siguiente: recibí a Cristo el año 2011 y fui discipulado y bautizado el mismo año. Al año siguiente entré al seminario y paralelamente estudiaba en la universidad -y por supuesto servía en mi iglesia local-. El año 2014 recibí el llamado de Dios a entrar a la obra a tiempo completo. Dejé la universidad y comencé a ser el asistente del ex pastor de mi iglesia. Hasta que en el año 2015 él me comunica que Dios le está llamando a pastorear otra iglesia y, por consiguiente, hay probabilidades de quedarme como pastor en la iglesia que sirvo. Después de orarlo y meditarlo mucho, vi cómo Dios estaba moviendo todo para que aceptara el desafío y finalmente, con el apoyo de mi iglesia, decidí aceptar y ser el pastor de la iglesia que me vio crecer y dar mis primeros pasos.

Como verás, no tenía casi nada que ofrecer a la iglesia, sólo amarles, servirles, y dejar que la gracia de Dios que había actuado en mi vida siga actuando y fortaleciéndome día a día.

No les miento, el primer culto que tuve que pararme en el púlpito y dar mi primer sermón como pastor de la iglesia me invadió muchísimo temor. ¿Qué pensarán de mí? ¿Por qué la iglesia debería seguirme? ¿Seré capaz de sobrellevar esta enorme responsabilidad? Fueron algunas preguntas con las cuales tuve que lidiar las primeras semanas.

Si eres joven y estas sirviendo en puestos de liderazgo en tu iglesia, quisiera compartir estos temores que he tenido los últimos meses y cómo he podido sobrellevarlos. Sin duda habrán más, pero creo que son los más significantes:

  • Temor a que no me respetaran. Como podrás imaginar, hay hombres en la congregación que podrían ser mis padres en cuanto a edad. Sentía mucho temor que ellos me vieran como un hijo suyo y no a alguien a quien seguir. Me anima saber que era algo con lo que Timoteo también luchaba. Y me anima aún más el consejo que le da Pablo, ninguno tenga en poco tu juventud… (1ª Tim 4:12).  ¿Cómo hago que los hombres de mi iglesia no me tengan en poco? Pablo me dice que debo ser ejemplo en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. Una de las cosas que más me han ayudado con este temor es predicar la Palabra de Dios. Un pastor amigo me dio un sabio consejo cuando comencé en el pastorado, él me dijo predica, predica todas las enseñanzas posibles en la iglesia, predica y pasa tiempo con ellos. ¡Y así lo hice! Cada semana enseño en tres cultos, más la escuela dominical de adultos. Además, cada semana, procuro estar en contacto con algunos hombres de la iglesia, ya sea llamada telefónica, WhatsApp, o algún mensaje por Facebook, simplemente para saber cómo están o alguna pregunta en especifica. Eso ayuda a que ellos me vean cercano, y poder ganar la confianza de ellos.
  • Temor a que el orgullo me destruya. Otro gran temor que tuve al comienzo fue este. Ahora ya no sería un joven más de la iglesia, sino que ahora la gente me trataría inconscientemente de forma diferente. Quizás ya no me llamarían por mi nombre, sino que me dirían pastor Jorge. Además, sería más habitual ahora que la gente -con buenas intenciones- pueda felicitarme por alguna predicación que yo haya dado.  Quizás son cosas básicas, pero uno más uno va sumando y pueden crear con el pasar el tiempo un corazón orgulloso. Algo que Jesús les dijo a sus discípulos que aprendieran de él me ha ayudado muchísimo con este temor. Jesús les dijo aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón (Mateo 11:29). Dos características que me deben mantener fuera del orgullo.
  • Temor a no cumplir con las expectativas. Un último temor que me gustaría compartirles es este. Probablemente muchas personas se hacen buenas o malas expectativas cuando ven a un joven servir en la iglesia. Algunos pueden pensar no, él nunca llegará a ser como tal pastor que conozco y otros sí, es el mejor pastor que nos puede haber tocado. Fuera cual fuera el pensamiento yo no venía a tapar bocas ni venía a agradar a las personas que pensaron bien de mí. Para combatir este temor comprendí que yo fui llamado por Dios para hacer su obra y es a él quien debo darle toda la gloria. De él quiero oír Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. (Mateo 25:21).

Espero haber ayudado a alguien que lo necesite, y pueda seguir aprendiendo como yo lo he hecho hasta ahora.

Suscríbete y

Recibe hoy un libro de Regalo

¿Quiénes Somos?

Acerca de Nuestra Generación

Somos un grupo de amigos de diferentes Iglesias Bautistas comprometidos con alcanzar a nuestra generación con el evangelio de Jesucristo.

Nuestros articulos populares

ARCHIVOS

1 Comment

  1. Francisco

    Bendiciones

    Reply

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Listo para leer el siguiente artículo?

Creacionismo v/s Evolucionismo

Si estás estudiando en el colegio o en la universidad te habrás dado cuenta cómo ha cambiado la ciencia en los últimos años. Lo que antes era una teoría, hoy prácticamente es un hecho. Me asombra ver cómo en los últimos diez años se está enseñando en los distintos...