Son las tragedias planeadas y provocadas por Dios por Leighton Flowers

by | May 24, 2017 | Ministerio | 0 comments

Son las tragedias planeadas y provocadas por Dios por Leighton Flowers

by | May 24, 2017 | Ministerio | 0 comments

Un calvinista me dejó una nota en Facebook donde en parte decía, “¿Por qué te opones a Dios y Sus caminos? No deberías desaprobar Sus planes y propósitos soberanos.” Irónicamente creo que el calvinista es quien muy frecuentemente expresa desaprobación a Dios y Sus planes. Permítanme demostrarlo.

Este es el mismo amigo calvinista que hace poco tuiteó este mensaje en respuesta a otro evento atroz anunciado en las noticias:

“Aterrado por los actos de violencia y maldad sin sentido…”

Le puse “me gusta” a su mensaje porque también me horroriza el comportamiento horrendamente malvado de algunas personas en nuestro mundo. Además no tengo dudas que este amigo calvinista lo siente genuinamente del mismo modo. No he mencionado adrede el evento real porque no deseo “teologizar” el dolor personal de aquellas personas tocadas por tal sufrimiento. No obstante, si deseamos que nuestra teología sea práctica, debemos ser capaces de hablar consistentemente de los asuntos desde nuestra cosmovisión teológica, lo cual me lleva a la pregunta de este artículo:

¿Los cristianos deberían expresar desaprobación o disgusto por la voluntad y plan de Dios que produce Su autoglorificación?

Las expresiones de desaprobación hechas por creyentes calvinistas por las cosas que han llegado a suceder hacen que me tome una pausa. No puedo evitarlo y lo único que puedo hacer es cuestionar la coherencia lógica de los calvinistas que expresan sentimientos de indignación y desaprobación por las atrocidades dadas las AFIRMACIONES REALES de su cosmovisión doctrinal.

El calvinismo enseña que Dios soberanamente ha planeado y provocado cada detalle meticuloso, incluyendo las intenciones malvadas de Sus criaturas a fin de glorificarse. En otras palabras, si el calvinismo es cierto, el tiroteo que horrorizó a mi amigo calvinista fue planeado y provocado por Dios para llevarse la gloria. Entonces, en realidad, es el calvinista quien expresa desaprobación a los planes de Dios, no yo. Expreso desaprobación a las elecciones autónomas malvadas que se oponen diametralmente a Dios y Su plan. Mi amigo calvinista está expresando una desaprobación horrorizada a lo que Dios planeó para buscar su glorificación. ¿Cómo es que puede hacer eso coherentemente?

OBJECIÓN ANTICIPADA:

Aquí es donde a menudo se me acusa de tergiversación—o lo que es conocido como la falacia del “hombre de paja.” No obstante sospecho que aquellos que hacen tal acusación (1) no entienden correctamente el calvinismo y las AFIRMACIONES REALES del erudito calvinista o (2) no aseveran realmente las AFIRMACIONES REALES de Juan Calvino y la mayoría de los eruditos calvinistas, sino que han adoptado una forma del sistema mucho más suave, más gustosa y se puede decir incoherente. (Si es la segunda opción no puedo evitar preguntarme, ¿por qué no estarían conmigo en oposición a las AFIRMACIONES REALES del calvinismo en lugar de acusarme de no entenderlo correctamente?)

Por ejemplo, consideremos esta cita del sitio web del ministerio de John Piper, Desiring God:

“Dios… causa todas las cosas según su voluntad. En otras palabras, Dios no simplemente vuelve los aspectos malvados de nuestro mundo en algo bueno para los que lo aman, sino que él mismo causa estos aspectos negativos para su gloria (véase Éx. 9:13-16; Juan 9:3) y el bien de su pueblo (véase He. 12:3-11; Santiago 1:2-4). Esto incluye—aunque parezca increíble e inaceptable—que Dios ha causado la brutalidad de los nazis en Birkenau y Auschwitz, así como los terribles asesinatos de Dennis Rader e incluso el abuso sexual de un niño…”—Mark R. Talbot, “All the Good That is Ours in Christ’ : Seeing God’s Gracious Hand in the Hurts Others Do to Us,” en John Piper y Justin Taylor (eds.), Suffering and the Sovereignty of God (Wheaton: Crossway, 2006), 31-77 (cita de la p. 42).

Por un lado sabemos que Piper a veces ha expresado decepción y disgusto por el Holocausto y el abuso sexual de niños, mientras que por otro lado afirma que estos eventos han sido causados por un Dios que busca Su propia gloria. Por consiguiente, Piper ha expresado desaprobación y disgusto por lo que Dios ha planeado y causado para Su propia glorificación. Como dije, los calvinistas son los que expresan desaprobación por los planes de Dios, no yo.

Juan Calvino mismo enseñó:

“Dios gobierna de tal manera todas las cosas con su secreto consejo, que nada acontece en el mundo que Él no lo haya determinado y querido a propósito.” (Juan Calvino, Instituciones de la Religión Cristiana, Libro 1, Capitulo 16, Párrafo 3)

los ladrones, homicidas y demás malhechores son instrumentos de la providencia de Dios, de los cuales se sirve el Señor para ejecutar los designios que en sí mismo determinó.” (Juan Calvino, Instituciones de la Religión Cristiana, Libro 1, Capitulo 17, Párrafo 5)

“ponemos a Dios como señor y gobernador de todo, quien conforme a su sabiduría desde la misma eternidad determinó lo que había de hacer, y ahora con su potencia pone por obra lo que determinó. De lo cual afirmamos que no solamente el cielo, la tierra y las criaturas inanimadas son gobernadas por su potencia, sino también los consejos y la voluntad de los hombres, de tal manera que van derechamente a parar al fin que Él les había señalado.” (Juan Calvino, Instituciones de la Religión Cristiana, Libro 1, Capitulo 16, Párrafo 8)

“el Diablo y todos los hombres malvados, de tal manera son retenidos por la mano de Dios como por un freno, que no pueden concebir mal alguno contra ellos, ni, si lo conciben, intentarlo; ni por mucho que lo intenten, ni siquiera pueden menear un dedo para poner por obra lo que han intentado, sino en cuanto Él se lo permitiere, más aún, en cuanto Él se lo ha mandado; y que no solamente los tiene apresados en sus cadenas, sino que se ven obligados a servirle como Él quiere” (Juan Calvino, Instituciones de la Religión Cristiana, Libro 1, Capitulo 17, Párrafo 11)

“cuán grave mal es investigar los móviles de la voluntad de Dios, puesto que de cuantas cosas suceden, ella es la causa con toda justicia” … “Porque de tal manera es la voluntad de Dios la suprema e infalible regla de justicia, que todo cuanto ella quiere, por el solo hecho de quererlo ha de ser tenido por justo. Por eso, cuando se pregunta por la causa de que Dios lo haya hecho así, debemos responder: porque quiso. Pues si se insiste preguntando por qué quiso, con ello se busca algo superior y más excelente que la voluntad de Dios; lo cual es imposible hallar.” (Juan Calvino, Instituciones de la Religión Cristiana, Libro 3, Capitulo 23, Párrafo 1)

“Muchos, fingiendo que quieren mantener el honor de Dios y evitar que se le haga ningún cargo falsamente, admiten la elección, pero de tal manera que niegan que sea nadie reprobado.” (Juan Calvino, Instituciones de la Religión Cristiana, Libro 3, Capitulo 23, Párrafo 1)

“…es un despropósito atribuir la preparación, según la cual se dice que los réprobos están destinados a la perdición, a otra cosa que no sea el secreto designio de Dios… el juicio secreto de Dios es la causa del endurecimiento.” (Juan Calvino, Instituciones de la Religión Cristiana, Libro 3, Capitulo 23, Párrafo 1)

“Confieso que se debe a la voluntad de Dios el que todos los hijos de Adán hayan caído en este miserable estado y condición en que al presente se encuentran.” (Juan Calvino, Instituciones de la Religión Cristiana, Libro 3, Capitulo 23, Párrafo 4)

“En unión de san Agustín, yo afirmo que Dios ha creado a algunos, sabiendo con toda certidumbre o que irían a la perdición; y que esto es así, porque así Él lo quiso.” (Juan Calvino, Instituciones de la Religión Cristiana, Libro 3, Capitulo 23, Párrafo 5)

“que algunos desde el seno materno sean destinados a una muerte eterna ciertísima, y que con su perdición glorifiquen su nombre.” (Juan Calvino, Instituciones de la Religión Cristiana, Libro 3, Capitulo 23, Párrafo 6)

“…resulta vano debatir sobre la presencia, cuando es evidente que todo se hace por su disposición soberana.” (Juan Calvino, Instituciones de la Religión Cristiana, Libro 3, Capitulo 23, Párrafo 6)

“pero como quiera que Él no ve las cosas futuras en ninguna otra razón, sino porque Él ha determinado que así sean, es una locura rompernos la cabeza disputando acerca de lo que causa y obra su presciencia, cuando es evidente, que todo se hace por ordenación y disposición divina.” (Juan Calvino, Instituciones de la Religión Cristiana, Libro 3, Capitulo 23, Párrafo 6)

“Pregunto asimismo, ¿de dónde viene que tantas naciones y tantas criaturas se hayan visto enredadas en la muerte eterna por la caída de Adán, y sin remedio, sino de que así le plugo a Dios? Aquí es menester que estos charlatanes enmudezcan. Confieso que este decreto de Dios debe llenarnos de espanto; sin embargo nadie podrá negar que Dios ha sabido antes de crear al hombre, el fin que había de tener, y que lo supo porque en su consejo así lo había ordenado. Y no ha de parecer absurda mi afirmación de que Dios no solamente ha previsto la caída del primer hombre y con ella la ruina de toda su posteridad, sino que así lo ordenó.” (Juan Calvino, Instituciones de la Religión Cristiana, Libro 3, Capitulo 23, Párrafo 7)

“Cayó el primer hombre porque así lo había Dios ordenado.” (Juan Calvino, Instituciones de la Religión Cristiana, Libro 3, Capitulo 23, Párrafo 8)

“Porque aunque por la providencia eterna de Dios, el hombre haya sido creado para caer en la miseria en que está, sin embargo éste tomó la materia de sí mismo, y no de Dios; pues la razón de que se haya perdido no es otra sino haber degenerado de la pura naturaleza en la que Dios lo creó, a la perversidad y maldad.” (Juan Calvino, Instituciones de la Religión Cristiana, Libro 3, Capitulo 23, Párrafo 9)

Ahora, antes de continuar, espero que todos aquellos que orgullosamente lucen la etiqueta de “calvinista” puedan entender correctamente aquello a lo que me opongo aquí. No he tergiversado o usado la “falacia del hombre de paja” en el calvinismo. Se puede mantener que John Piper es el proponente más influyente del calvinismo en los días actuales y representa exactamente lo que Juan Calvino enseñó sobre este tema en las citas anteriores (todos las cuales están citadas adecuadamente para que se puedan hacer análisis contextuales). Ambos eruditos calvinistas son muy claros en cuanto a lo que creen.

No estoy sugiriendo que un “calvinista” debe concordar con John Piper o Juan Calvino con respecto a algún punto teológico a fin de ser considerado “calvinista.” Pero si va a difundir orgullosamente esta etiqueta, ¿no debería por lo menos aseverar las afirmaciones teológicas básicas sobre los temas que hacen que el calvinismo sea tan controversial en la iglesia? La razón principal por la que conocemos de Juan Calvino y el “calvinismo” se debe a sus puntos de vista controversiales con respecto a la predestinación, elección, libre albedrío, soberanía, etc. Si no puede afirmar sus declaraciones por lo menos en aquellos temas, entonces, ¿podría sugerirle que deje de difundir la etiqueta “calvinista”? ¿O por lo menos puede dejar de acusar a personas como yo de no entender verdaderamente el calvinismo?

Ahora que hemos establecido las AFIRMACIONES REALES del calvinismo en relación a las atrocidades horribles de la humanidad como que se hacen “por su ordenación y disposición divina” e inalterablemente son “causadas para su gloria,” ahora pongámosle atención nuevamente a la pregunta de este artículo.

¿Por qué los autoproclamados calvinistas expresan desaprobación e indignación ante aquello que Dios ha provocado que suceda para Su propia glorificación?

De hecho parece razonable desaprobar el comportamiento autónomo de hombres malvados que se rebelan abiertamente contra la voluntad de Dios y buscan causar destrucción. No obstante, no parece razonable que uno exprese desaprobación y disgusto por aquello que fue planeado y causado por Dios para Su propia glorificación.

Hace poco le hice esta pregunta a un amigo calvinista y repetidas veces apeló a la crucifixión sustentando en parte, “¿No te habrías horrorizado y decepcionado por la crucifixión de Jesús, pero no fue eso causado por la determinación de Dios?”

Simplemente señalé la cruz que colgaba de su cuello y pregunté, “Si la crucifixión te horroriza y decepciona, ¿por qué usas esa cruz?”

No está decepcionado por lo que Dios hizo para redimir al mundo del pecado. Él quiere que ese evento sea conocido por todos. ¿Por qué?  Porque conocemos el buen propósito y plan de autosacrificio de Dios para causar la redención de los pecados del mundo a través del Calvario. La historia de la cruz resalta como una parte única del buen plan redentor de Dios para redimir todo el pecado, no como la prueba de que Dios es la causa de todo pecado.

Ahora podemos leer las escrituras y saber que Dios cegó temporalmente a los israelitas rebeldes para que no reconozcan a su propio Mesías para asegurar que se lleve a cabo la crucifixión, ¿y quiénes somos para cuestionar los buenos propósitos de Dios para hacer eso? (Ro. 3:1-8; Ro. 9) Pero la prueba que Dios “causó” la redención de las acciones pecaminosas del hombre en el Calvario de hecho no prueba que Dios “causó” los mismos pecados por los que Su Hijo murió para redimirlos.

Este es un error común dentro de los calvinistas. Toman ejemplos únicos de Dios obrando para causar un buen propósito a través de las intenciones malvadas de las personas como prueba que Dios (1) “causó soberanamente” las mismas malas intenciones y (2) que “obra soberanamente” de la misma manera todo el tiempo a lo largo de la historia. En otras palabras, si el calvinismo es cierto entonces Dios obró para “soberanamente causar” la redención de un abusador de menores de la misma forma en que obró para “soberanamente causar el abuso de ese menor. Esto contradice lo que leemos en la escritura sobre el carácter y santidad de nuestro Dios. Según el argumento de mi amigo calvinista, Dios parece estar “soberanamente obrando” a fin de redimir “Sus obras soberanas.” (i.e. Dios está soberanamente obrando para causar la redención a fin de redimir los pecados que soberanamente causó.) ¿Dios simplemente está determinándose redimir a Sus propias determinaciones? ¡Por supuesto que no!

Apelar a la obra soberana de Dios para asegurar la redención del pecado con el fin de probar que Dios obra soberanamente para causar todo el pecado que fue redimido es un argumento absurdo y contraproducente. Sería equivalente a sustentar que como un departamento policial desea realizar un operativo para capturar a un gran traficante de drogas, ese departamento policial es responsable de cada intención y acción de ese traficante todo el tiempo. Decir que el departamento policial trabajó encubiertamente para mantener ocultas sus identidades, para usar las intenciones malvadas y para que haga ejercicio de las circunstancias de tal modo que el narcotraficante hiciera lo que querían que haga (vender droga) en ese momento en particular no sugiere que los policías sean culpables de todo lo que el traficante de drogas ha hecho o vaya a hacer. Nosotros celebramos y recompensamos las acciones de este departamento policial porque trabajan para detener la comercialización de drogas, no porque están causando secretamente todo a fin de detener algo de dicha actividad. Enseñar que Dios causó todo el pecado basándose en cómo causó el Calvario es como enseñar que el policía causa toda la venta de drogas basándose en cómo causó el operativo policial.

Pero a veces la escritura sí habla de momentos en que Dios “endurece” los corazones de los hombres (Éx. 7; Ro. 9), donde ciega con “espíritu de estupor” (Ro. 11:8) y también retrasa la sanación de ellos mediante el uso de parábolas (Mr. 4:11-12, 34; Mt. 16:20) y siempre lo hace por un bien redentor. Pero la razón por la cual tales pasajes resaltan del resto de la escritura es debido a su singularidad. Si Dios obrase de tal modo en todo momento estos textos no tendrían sentido. Después de todo, ¿qué le queda a Dios para endurecer, provocar o restringir si no la voluntad autónoma de las criaturas?

Si todo está bajo el control meticuloso de la obra soberana de Dios, ¿qué le queda para permitir y/o restringir excepto aquello que ya está controlando? ¿Dios simplemente está restringiendo algo que determinó previamente? ¿Por qué cegar ojos para que no vean algo que fueron “naturalmente” predeterminados para no ver? ¿Por qué ponerle una venda parabólica a un pecador tan muerto como un cadáver y que es incapaz de ver la verdad espiritual? Estas son preguntas que muchos calvinistas parecen no estar dispuestos a tomar en consideración.

Debemos entender que Dios, como el departamento policial en la analogía anterior, podría estar ocultando Su identidad todo el tiempo y obrando para usar las malas intenciones de hombres malos para un bien mayor, pero eso de ningún modo refuta Su carácter cuando se sugiere que es “la causa de todas las cosas.” Y de hecho tampoco sugiere que todo deseo e intención malvado es “causado para glorificar a Dios” como lo enseñan las afirmaciones reales del calvinismo que se muestran en las citas anteriores. Por favor note que dije “AFIRMACIONES REALES del calvinismo.” Quiero que todos presten atención a ello porque lo que viene después de esta línea de argumentación es una apelación calvinista a la “falacia tú también” (i.e. “tú también” tienes el mismo problema porque afirmas la omnisciencia.” Pero cuidado, yo me opongo a una AFIRMACIÓN REAL del calvinismo, pero los calvinistas intentan sustentar que tengo el mismo problema basándose NO EN NUESTRAS AFIRMACIONES REALES, sino que se basan en su propia especulación filosófica sobre la naturaleza infinita de la omnisciencia divina (i.e. si Dios sabe algo y no lo previene, eso de algún modo prueba que lo causó para Su propia glorificación). Nótese, empero, que ninguno de nuestros eruditos DE HECHO HACE ESTA ASEVERACIÓN, por consiguiente el argumento calvinista es falaz porque asume como verdadera la misma posición a la que nos oponemos. Si los calvinistas van a oponerse a nuestra posición entonces tienen que tratar con las AFIRMACIONES REALES de nuestros eruditos, no con sus propias conclusiones teológicas. Al hacer este argumento “tú también,” el calvinista ha llegado a ser inconscientemente culpable de usar la misma falacia del hombre de paja que a menudo intentan atribuirnos por oponernos a las “AFIRMACIONES REALES del calvinismo.”

Artículo publicado originalmente en http://www.soteriology101.com/ 

Suscríbete y

Recibe hoy un libro de Regalo

¿Quiénes Somos?

Acerca de Nuestra Generación

Somos un grupo de amigos de diferentes Iglesias Bautistas comprometidos con alcanzar a nuestra generación con el evangelio de Jesucristo.

Nuestros articulos populares

ARCHIVOS

0 Comments

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Listo para leer el siguiente artículo?

Creacionismo v/s Evolucionismo

Si estás estudiando en el colegio o en la universidad te habrás dado cuenta cómo ha cambiado la ciencia en los últimos años. Lo que antes era una teoría, hoy prácticamente es un hecho. Me asombra ver cómo en los últimos diez años se está enseñando en los distintos...