Problemas Causados por la doctrina de la expiación limitada

by | Mar 13, 2017 | Ministerio | 0 comments

Problemas Causados por la doctrina de la expiación limitada

by | Mar 13, 2017 | Ministerio | 0 comments

Si las personas son predestinadas para salvación, la influencia de los padres no aumentará las posibilidades de un niño de convertirse en cristiano. Si esto fuera cierto, los padres cristianos deberían tener el mismo número de niños cristianos que los padres ateos. Esto, claro está, no es cierto.

Los predestinistas solucionan este problema asegurando que los hijos de los elegidos también son elegidos.  Esta afirmación crea muchos problemas, como por ejemplo:

  • Adán y Eva fueron escogidos. Por lo tanto, sus descendientes (lo cual nos incluye a todos) deberíamos ser también parte de los elegidos; pero esto, claro está, no es cierto.
  • Como Abraham fue parte de los elegidos, entonces su hijo Ismael también fue elegido. Esto significaría que todos sus descendientes – las naciones árabes – son también parte de los elegidos. Lo cual tampoco es cierto.
  • Si Isaac fue parte de los elegidos, sus dos hijos (Jacob y Esaú) fueron igualmente elegidos. Pero la Biblia dice que Dios aborreció a Esaú. Si los hijos de los elegidos son también elegidos, Esaú indudablemente fue escogido.
  • Si los hijos de los elegidos también son escogidos, entonces el 100% de los hijos de padres cristianos también deberían ser creyentes, sin embargo no es así.

INCONSISTENTE CON LA NATURALEZA DE DIOS

La Biblia provee una descripción general de la naturaleza de Dios. Lo describe como amoroso, compasivo, justo y recto. La doctrina de la salvación selectiva contradice totalmente esta descripción. Una premisa básica de la salvación selectiva es que el Creador ha decidido amar o aborrecer a ciertas personas sobre una base puramente arbitraria. Esto contradice su naturaleza esbozada en la Biblia. Por ejemplo:

  • Lo lógico sería que un Dios amoroso amara a toda su creación. Es imposible que un Dios justo decida arbitrariamente odiar a algunas personas y condenarlas al infierno antes de que fueran creadas, por el simple hecho de que puede hacerlo.
  • El “odio” es una sensación fuerte. Es una emoción que se desarrolla en respuesta a una ofensa. El aborrecer apasionadamente a alguien que ni siquiera existe, no tiene siquiera sentido.
  • El Dios soberano (que es amoroso y compasivo) nunca maltratará a su creación, simplemente porque es contrario a Su naturaleza. El condenar arbitrariamente a una persona al infierno, incluso antes de ser creada, sin opción o recurso, no son las acciones de un Dios amoroso y compasivo. Una buena persona, así sea soberano o no, nunca condenará a sus súbditos.

LA SELECCIÓN SELECTIVA CONTRADICE COMPLETAMENTE LA ELECCIÓN

Un tema central de la doctrina de la salvación selectiva es que Dios no puede ser soberano si tenemos libre albedrío para escoger qué camino vamos a seguir. Ellos dicen que otorgarnos la habilidad para decidir sería lo mismo como decirle al Dios Todopoderoso qué debe hacer. Aseguran que Dios no es Dios si no tiene completo control de todo.

El asunto de la elección es el talón de Aquiles de la salvación selectiva. La doctrina se hace añicos cuando se le examina atentamente. Hay muchos aspectos de la “elección” que contradicen la doctrina de la salvación selectiva. He aquí algunos ejemplos:

  • Hay cientos de versículos que dicen que tenemos la habilidad para adoptar nuestras propias decisiones. Si no es así, entonces la Biblia miente.
  • Usted no puede obligar a nadie a que lo quiera. Para poder tener verdaderamente la capacidad para amar a Dios, es necesario que tengamos la habilidad para rechazarlo. Usted no puede amar si no tiene la capacidad para odiar.
  • No podríamos pedirle a Dios que altere los eventos si todo ya está grabado en piedra. Es obvio por la Biblia que podemos hacer que Dios responda a nuestras oraciones. No es que nos complace exactamente con todo lo que hemos pedido, sino que nos da la sabiduría para aceptar Su voluntad, sea cual fuere. Hasta los grandes líderes de la Biblia comprendieron el poder de la oración. Hay cientos de versículos que prueban esto.
  • Nuestras acciones nunca deberían provocar una respuesta emocional de Dios si Él ha programado anticipadamente todas nuestras decisiones y acciones. Esto sería tan ilógico como accionar el interruptor de la luz y enojarse porque la luz se enciende.
  • Hay docenas de versículos que muestran que nuestra obediencia puede producir una respuesta positiva de parte de Dios.
  • Hay cientos de versículos que indican que podemos causar el celo y la ira de Dios con nuestros pecados.
  • La Biblia dice que Dios tiene en alta estima algunas de nuestras decisiones. La única forma para que nuestras determinaciones puedan tener valor ante Dios es cuando se hacen por libre voluntad. Las decisiones forzadas no tienen ningún valor delante del Creador.

Permítame citar algunos ejemplos:

  • La vida de Job demuestra que incluso hasta Satanás sabe que tenemos libre albedrío. El diablo sabe que a menudo terminamos por maldecir a Dios cuando nos vemos enfrentados con gran adversidad. El Señor experimentó gran placer y gloria cuando Job permaneció fiel en medio de su gran sufrimiento. No habría habido ninguna gloria excepcional o victoria para Dios si Job hubiera sido forzado a permanecer fiel.
  • Ninguna de nuestras decisiones tendría ningún valor si nuestras acciones son impuestas sobre nosotros. Si la salvación selectiva es verdad, la decisión de una persona de devolver un centavo que no le pertenece le traería tanto placer y gloria a Dios, como la decisión de un hombre pobre que devuelve cien millones de dólares que tampoco le pertenecen.
  • Hay muchos versículos en la Biblia que dicen que Dios tiene en alta estima la obediencia. ¿Por qué Dios iba a complacerse en la obediencia si nuestras acciones son impuestas a la fuerza?
  • Las parábolas de la oveja perdida, de la moneda extraviada y del hijo pródigo, detalladas en Lc 15.3-32 son otro ejemplo de por qué la salvación selectiva no puede ser cierta. Estas parábolas demuestran cuán grande es el gozo que se experimenta cuando se recupera algo que se había perdido. La Biblia dice que esto es aún más verdadero cuando un pecador perdido llega a ser salvo.

Usted puede esperar este tipo de reacción de parte de Dios si la salvación está disponible para todos, pero no con la salvación selectiva. De hecho, con la salvación selectiva no hay causa para celebración cuando una persona se salva. No hay almas perdidas que sean salvadas. No hay personas rescatadas de las puertas del infierno. Todos los que se salvan fueron de hecho declarados salvos mucho antes de que fuera creado el universo. Estas parábolas no tendrían ningún sentido si la salvación selectiva fuese cierta. Sería como si alguien pretendiera haber perdido una moneda y luego hiciera una gran fiesta porque la encontró.

Si todas nuestras decisiones y acciones nos han sido impuestas a la fuerza, no tenemos responsabilidad alguna por lo que hacemos. He aquí algunos ejemplos:

  • Si nuestras acciones fueron impuestas a la fuerza, no podemos ser castigados por pecados que nos vimos obligados a cometer.
  • El hecho de que en el cielo recibiremos diferentes clases de recompensas y galardones demuestra que sí tenemos control sobre nuestras decisiones.
  • Asimismo, si en el infierno hay varios grados de castigo, esto quiere decir que somos nosotros quienes determinamos nuestras acciones.

DIOS OFRECE LA SALVACIÓN A TODOS, NO DESEA LA PERDICIÓN DE NADIE

1Ti 4.10b; 2.3b,4,6a; 2Co 5.15a; 2P 3.9; Hch 17.30; Is 45.22a; Jn 1.12; 12.32; Lc 2.10,11; Mt 11.28; Ro 8.32a; 3.22a,23,24; Tit 2.11; Sof 2.3.

DIOS OFRECE LA SALVACIÓN A TODO EL QUE CREE

1Jn 2.23b; Jn 10.9a; 11.25, 26a; 3.15, 16, 18a, 21, 36a; 4.13, 14; 5.24b; 6.37, 53, 54, 56; 7.38; 8.12; Lc 12.8; Mr 16.16; Lc 9.24; Mr 3.35; 8.35b; Mt 10.32; 16.25; 1Jn 2.1; Ap 3.20; 1Jn 4.15; Jn 6.51; 7.37b; 8.51b; Ro 10.11b; Ez 18.32; 1Jn 2.2; 4.14b; 1Ti 1.15b; 2Co 5.14b, 19a, Jn 1.29b; 16.8b; Jn 3.17; 6.51b; 8.12a; 1Jn 5.1; Hch 10.43b; 2.21; He 2.9; Jl 2.32a; Jn 1.9a; 3.14,15; 6.40b, 45b; Ro 1.16b; 10.13; 1P 2.6c; Ez 34.16; Jn 11.25; 6.47, 58c; Lc 19.10; 5.32; Mr 1.15b; Mt 18.14; Ap 22.17b; Ro 5.6; 1Cr 28.9d; 2Cr 15.2c; Ez 18.23, 30b, 31, 32; 3.19; 33.19, 9; Jn 3.18a; 3.36ª; 5.40; 8.24b; Lc 12.9; Mr 8.35, 38a,b; Mt 16.25.

DEBEMOS PREDICAR EL EVANGELIO A TODO EL MUNDO

Hch 1.8b; Lc 24.47a; Mr 16.15b.

del libro What love is this? por David Hunt

 

 

 

Suscríbete y

Recibe hoy un libro de Regalo

¿Quiénes Somos?

Acerca de Nuestra Generación

Somos un grupo de amigos de diferentes Iglesias Bautistas comprometidos con alcanzar a nuestra generación con el evangelio de Jesucristo.

Nuestros articulos populares

ARCHIVOS

0 Comments

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Listo para leer el siguiente artículo?

Creacionismo v/s Evolucionismo

Si estás estudiando en el colegio o en la universidad te habrás dado cuenta cómo ha cambiado la ciencia en los últimos años. Lo que antes era una teoría, hoy prácticamente es un hecho. Me asombra ver cómo en los últimos diez años se está enseñando en los distintos...