Ora por tu iglesia local…de esta forma por Jorge Muñoz

by | May 31, 2017 | Ministerio | 0 comments

Ora por tu iglesia local…de esta forma por Jorge Muñoz

by | May 31, 2017 | Ministerio | 0 comments

Una de las cosas que más lucho en el ministerio es la oración. No porque no tenga ganas de orar, sino que porque no sé si estoy orando de la manera que Dios quiere que lo haga. A veces me pregunto si estoy aprovechando la maravillosa oportunidad que nos ha dado Dios de comunicarnos con él. Es una herramienta tan poderosa pero que, finalmente, en mis manos a veces se vuelve débil.

Si evalúo mis oraciones tienden a ser un poco monótonas y cortoplacistas. ¿A qué me refiero con eso? Aquí algunos ejemplos:

  • Oro por mi familia inconversa.
  • Oro por la salud de algún hermano de la iglesia que está realizándose algunos exámenes.
  • Oro por mi esposa.
  • Oro por alguna petición que algún hermano me compartió durante la semana.
  • Oro por más discípulos.
  • Oro para que el día domingo lleguen más personas (sí, oro para que tengamos una buena asistencia, estoy seguro que no soy el único que lo hace)

Teniendo en cuenta que todas estas oraciones son válidas y las voy a seguir haciendo, quiero tener cuidado en no repetir la rutina cada semana, sino que orar en profundidad. De esta forma me hice algunas preguntas para meditar, ¿Es este tipo de oraciones que encontramos en la Biblia? ¿Oraba Pablo para tener una buena asistencia el domingo? ¿Oraba Pablo para que hubiera buena música durante la reunión? A lo mejor sí, pero estudiando la Biblia, encontramos que el apóstol Pablo tuvo algunas causas más profundas por las que orar.

Estudiando Efesios 3 quiero animarte -así como fui desafiado yo- a orar más profundamente por la iglesia local (sin dejar de lado mis oraciones habituales).

  1. Ora para que los hermanos de tu iglesia sean gobernados por Cristo. (vv.16-17a)

Encontramos en el versículo 14 del pasaje que Pablo dice por esta causa doblo mis rodillas. Era tan apremiante e importante su oración, que él necesitaba ponerse de rodillas. No vemos que Pablo doblara sus rodillas por un buen número de asistencia el día domingo o por hacer crecer la iglesia a como dé lugar. Para él había algo más importante primero, él oraba para que Cristo habite en vuestros corazones.

Una cosa es que los hermanos de nuestra iglesia hayan recibido a Jesús como su Salvador, pero otra es que ellos vivan dejando que Cristo enseñoree sus vidas.

La palabra habite significa en el idioma original establecerse o sentirse como en casa. Ora para que Cristo se sienta como en casa en la vida de los hermanos de tu iglesia.

  1. Ora por el amor en tu iglesia local (v.17b)

En estas peticiones de oración que está presentando Pablo podemos compararla como a una escalera; una petición lleva a la otra. La primera petición era que oremos para que nuestra iglesia local sea gobernada por Cristo. ¿Por qué? Porque esto hará que la iglesia se arraigue y sea cimentada en amor.

Mientras más leo la Biblia me doy cuenta que el diablo no quiere hacer creer a la gente que Dios no existe. ¡Él mismo reconoce que Dios existe! El diablo trabaja de manera más sutil, él quiere hacernos creer que somos autosuficientes, que no necesitamos del otro. Esto lleva al orgullo y a la envidia, y por consecuencia, a las divisiones. ¿Cuál es el remedio para todo esto? Si, ya lo sabes, el amor. Una iglesia unida y cimentada en amor podrá hacer frente a cualquier tipo de tormenta. Oremos por el amor en nuestra iglesia.

  1. Ora para que tu iglesia crezca en el conocimiento del amor de Cristo (vv.18-19a)

¿Te das cuenta como una cosa lleva a la otra? Si crecemos en el amor unos a otros, creceremos también en el conocimiento del amor de Cristo. Ora para que tu iglesia se empape del amor de Cristo, que ellos comprendan ese amor tan sacrificial que él hizo por nosotros. De esta forma, ellos querrán rendir sus vidas cada vez más ante él.

  1. Ora para que tu iglesia sea llena de la plenitud de Dios (v.19b)

¿Puedes ver como llegamos al escalafón final? Todas las otras peticiones llevarán a la final. Todo lo que está orando Pablo converge en el punto de que quiere que la iglesia en Éfeso sea llena de la plenitud de Dios. Que alcance el estado por el cual esté llena y completa en él. Es cierto, este estado no lo alcanzaremos aún, hasta que Cristo venga por su iglesia, pero ese debe ser el anhelo de nosotros cada día.

Algo que me encanta de esta porción, es la parte final de la oración de Pablo. Cito:

 “a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.” (v.21).

¿Quieres glorificar más a Dios? Ora por lo que Pablo oró, esto es lo que lleva gloria a Cristo en la iglesia. ¿Queremos iglesias más numerosas y llenas? ¡Por supuesto! Pero Dios quiere algo más allá…él quiere iglesias cuyos miembros le den gloria por lo que son.

Suscríbete y

Recibe hoy un libro de Regalo

¿Quiénes Somos?

Acerca de Nuestra Generación

Somos un grupo de amigos de diferentes Iglesias Bautistas comprometidos con alcanzar a nuestra generación con el evangelio de Jesucristo.

Nuestros articulos populares

ARCHIVOS

0 Comments

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Listo para leer el siguiente artículo?

Creacionismo v/s Evolucionismo

Si estás estudiando en el colegio o en la universidad te habrás dado cuenta cómo ha cambiado la ciencia en los últimos años. Lo que antes era una teoría, hoy prácticamente es un hecho. Me asombra ver cómo en los últimos diez años se está enseñando en los distintos...