OBSERVACIONES SOBRE LA INTERPRETACIÓN DEL MINISTERIO CENTRADO EN EL EVANGELIO

by | Jul 16, 2018 | Ministerio | 0 comments

OBSERVACIONES SOBRE LA INTERPRETACIÓN DEL MINISTERIO CENTRADO EN EL EVANGELIO

by | Jul 16, 2018 | Ministerio | 0 comments

Por Dr. Jeff Amsbaugh

Hace varios años escribí un blog que prevenía a los líderes fundamentales sobre las actitudes y acciones no bíblicas que están sacando a los ministros más jóvenes de las filas del fundamentalismo. El artículo intentaba corregir los abusos dentro de nuestro movimiento—abusos que nos hacían ver como amargados en lugar de amables y poco eruditos en lugar de exegéticos. Aunque el artículo fue bien recibido, todavía existe de algún modo un éxodo alarmante. Y uno de los imanes atrayentes es La Coalición por el Evangelio.

La Coalición por el Evangelio es un “compañerismo de iglesias evangélicas en la tradición reformada que está profundamente comprometido con la renovación de nuestra fe en el evangelio de Cristo y con la reforma de nuestras prácticas ministeriales para conformarlas plenamente a las Escrituras.” [i] Este compañerismo fue fundado por Don Carson y Timothy Keller y ha atraído a muchos fundamentalistas jóvenes. No es fuera de lo común ver a estos fundamentalistas asistir a conferencias dadas por la Coalición por el Evangelio y hacer referencias de las publicaciones y blogs de la Coalición por el Evangelio.

De hecho se puede encomiar bastante el enfoque erudito, la pertinencia cultural y el espíritu calmado extendido en el movimiento de la Coalición por el Evangelio y es entendible por qué algunos fundamentalistas que no se sienten representados por la predicación mezquina e intelectualmente inferior sean atraídos a éste. No obstante, me pregunto si el péndulo se ha ido demasiado a la dirección opuesta. Hay ciertas minas terrestres incrustadas dentro del movimiento de la Coalición por el Evangelio, y el no poder caminar por este campo minado puede hacer que se produzca un profundo daño colateral.

Escatología Inaugurada

La educación formal de Timothy Keller vino de la Universidad Bucknell (BA, 1972), el Seminario Teológico Gordon-Conwell (Maestría en Divinidad, 1975) y el Seminario Teológico de Westminster (Doctorado en Ministerio, 1981). Estando en Westminster, Keller estuvo bajo la supervisión de Harvie M. Conn y se le presentó el concepto del ministerio centrado urbano. Finalmente Keller fue reclutado para comenzar la Iglesia Presbiteriana Redentor en la ciudad de Manhattan. Keller se ha convertido en un vocero de la plantación de iglesias en ciudades urbanas y dio un discurso en la Conferencia de Lausana del 2010 para abogar por la necesidad de la plantación de iglesias a consecuencia de rápida urbanización a nivel mundial. Esto es digno del aplauso.

No obstante, en su celo de alcanzar centros urbanos, Keller se ha convertido en un fuerte defensor del compromiso cultural. En lugar de hablar en contra de las desviaciones culturales, Keller se ha vuelto un defensor de la participación cultural animando a los miembros de la Iglesia Presbiteriana Redentor a que participen en los negocios, el arte y el mundo emprendedor. Para estar seguros, tenemos que vivir “en este siglo… piadosamente” (Tito 2:12), y todo cristiano tiene que ser sal y luz en la cultura en la que vive. Mi preocupación no tiene que ver con que Keller anime la influencia y la participación, sino que está promocionando la integración dentro de la cultura como el método primario de evangelismo mientras que al mismo tiempo no quiere que se predique en contra de los aspectos desviados y prácticas pecaminosas de nuestra cultura.[ii]

No sorprende que Keller haya abrazado este deseo de pertinencia cultural puesto que se identifica como neo calvinista. El calvinismo tiene la tradición antigua de ver al reino de Dios como algo que se lleva a cabo ahora en la tierra, diciendo que Dios reina y gobierna en los corazones de los hombres. Citemos a Roland Bainton, “Calvino… le puso fin a la expectativa cristiana primitiva de la rápida venida del Señor e imaginó hechos sucesivos en el drama histórico en el cual la Iglesia vino a ser casi equiparada con el reino de Dios. Aun así Calvino sustituyó el gran día inminente del Señor con el sueño de la Comunidad Santa en la esfera terrestre.”[iii] Para Calvino no había separación entre la iglesia y el estado. Creyó fuertemente que la responsabilidad de la iglesia era introducir las condiciones semejantes al reino a través de un reacondicionamiento de la cultura.

Aunque virtualmente todos los dispensacionalistas verían al reino como algo futuro en lugar de una realidad presente, dispensacionalistas progresistas como Darrell Bock han sostenido que el Nuevo Pacto no se hace predominantemente con Israel sino tanto con Israel y la Iglesia. El cumplimiento inicial es con la iglesia, mientras que el cumplimiento final es con Israel. Algunos bautistas del sur como Russell Moore, han aceptado esta “escatología inaugurada” que resalta al reino de Dios como el centro de la teología y la moral. Ellos sostienen que el Reino de Dios “ya” está y “no todavía”[iv]

Esta aceptación de la escatología inaugurada ha motivado a que neo calvinistas como Moore muestren mayor agresividad en los temas culturales como la quita de la bandera confederada,[v] el apoyo a refugiados sirios,[vi] y la derrota de Donald Trump.[vii] Aun cuando no hay nada de malo con involucrarse en posiciones políticas con las cuales uno se alinea, Moore lo hace hasta tal extremo que alinea la mayoría de estas posturas con el deber cristiano. Irónicamente, aunque Moore ha sustentado que el derecho cristiano de mostrar partidismo por el Partido Republicano ha socavado el Evangelio Cristiano,[vii] no tiene problemas cuando es partidario de su deseo de erradicar el partidismo. A principios de los años 1990, antes de entrar al ministerio, Moore sirvió como edecán del diputado por los Estados Unidos, Gene Taylor de Mississippi, un demócrata que se opuso fuertemente a las políticas fiscales de George W. Bush. Moore está atrincherado dentro de la corriente del comunitarismo democrático cristiano, pidiendo que haya una demostración cristiana de transformación moral dentro de la iglesia como la manifestación inicial del reino.[ix]

No se niega que los cristianos deberían aplicar los principios bíblicos a los asuntos culturales y que la pertinencia cultural puede producir una atmósfera que es conducente a que la gente entienda el Evangelio, pero el objetivo primario de la iglesia no es mejorar la cultura. El objetivo primario de la iglesia es llevar a cabo la Gran Comisión.

La iglesia no tiene la responsabilidad de traer el reino o producir una atmósfera semejante al reino. De hecho, las condiciones semejantes al reino nunca serán alcanzables si están alejadas de la verdad salvadora del Evangelio. Intentar impactar la cultura sin un llamado sonoro al arrepentimiento y la fe es como trapear el piso con el grifo botando agua. El mundo no necesita que se mejore la cultura sino que haya una conversión interna. Parece que la teología centrada en el Evangelio, dado que sostiene la escatología inaugurada, falla en que no mantiene como punto central el Evangelio.

Evangelismo Inefectivo

Otra influencia penetrante del movimiento de la Coalición por el Evangelio es su enfoque apologético para el evangelismo. Keller, por ejemplo, buscando atraer a una audiencia educada y escéptica que no está en la fe recurre a la apologética. Su obra más famosa sobre este tema es The Reason for God [La Razón de Dios], que ha llegado a ocupar el séptimo lugar en éxito de ventas del New York Times.[x] Estoy agradecido de que haya argumentos bien razonados que llamen la atención de los incrédulos para que puedan ver la veracidad de la Escritura y así entiendan la autoridad que tiene la Palabra de Dios.

No obstante, cuestiono si el debate es una herramienta de evangelismo efectiva. Para ser claros, todos los cristianos deberían estar listos para presentar defensa de la fe cristiana (1 Pedro 3:15). En Hechos 17 Pablo presentó argumentos razonados en el Areópago como camino hacia la predicación del Evangelio. Las personas pueden ser amadas o enseñadas para conducirlas a la salvación, pero raras veces debaten por ello. Es así que aunque la apologética puede ser usada para que se obtenga la atención, no hay nada que pueda conducir a la salvación sino la muerte, sepultura y resurrección de Cristo (1 Corintios 15:3-4). Cuando se trata de la apologética debemos tener cuidado de no transigir la verdad con el fin de apaciguar el pensamiento liberal en nuestra comunidad.

Keller, así como otros muchos en el movimiento de la Coalición por el Evangelio, ha rechazado las etiquetas “evangélico” y “fundamentalista” a causa de sus connotaciones políticas. El pensamiento es que la aspereza del fundamentalismo es de hecho un escollo para el evangelismo y se requiere un enfoque más suave y más moderado. Como se mencionó anteriormente, también manifiesto mis preocupaciones sobre ser duro y anti-intelectual en nuestros métodos. No obstante me preocupa que el movimiento Centrado en el Evangelio haya llevado esto muy lejos como para que los líderes se avergüencen de la verdad y no tengan disposición de adoptar una postura intransigente o que haga que ellos no confronten a la gente con su necesidad de salvación.

Elitismo Intelectual

El deseo de llegar a ser amigable con un mundo que vive con odio hacia Cristo y Sus seguidores (Juan 15:18) crea una pendiente resbalosa. Se han hecho concesiones doctrinales de gran envergadura por el temor de que uno parezca insensato para un mundo caído. Keller, por ejemplo, dice que la evolución biológica “no es aceptada ni rechazada.”[xi] Entonces los puntos de vista de Keller sobre el creacionismo no son estrictamente literales.

Históricamente, cuando uno hace concesiones sobre la literalidad de Génesis 1-11 también hace concesiones en áreas teológicas sucesivas. Uno asume que se hacen estas concesiones doctrinales con el fin de evitar que uno se vea insensato para el mundo. ¿Dónde termina esta concesión? Bíblicamente sabemos que la palabra de la cruz es locura a los que se pierden (1 Corintios 1:18). Cuando una persona y/o grupo comienzan con la premisa de evitar verse insensatos ante los ojos del mundo, esto necesitará concesiones con respecto a la cruz. El elitismo intelectual inevitablemente conduce a un punto de vista devaluado de la expiación. Nuestro temor es que el deseo de reconocimiento en la erudición pueda finalmente conducir a concesiones soteriológicas. Las mismas estructuras fundamentales del movimiento Centrado en el Evangelio pueden conducir a un Evangelio que no es centrado para nada.

Tal como lo admitió un evangélico, “Un evangélico es un fundamentalista que desea el respeto de los modernistas y vende su alma para poder conseguirlo. Eso significa que la diferencia entre un fundamentalista y un evangélico no es el contenido de sus creencias respectivas, sino la forma en la cual sus creencias son sustentadas. Los fundamentalistas se apegaron a los fundamentos tan igual como un perro pit bull lo hace con una chuleta. No había nada atractivo o sofisticado en ello, pero todos sabían que usted nunca podría despedazar a los dos. El evangélico, por otro lado, buscaba encontrar, por lo menos culturalmente, un terreno medio. Sí, creemos en la autoridad de la Biblia, pero creemos en ella por razones agradables, profesionales y académicas. De hecho, todo lo que creemos lo creemos por razones agradables, profesionales y académicas. Lo que separa a los evangélicos de los fundamentalistas es que nosotros los evangélicos no respiramos fuego y tenemos títulos elegantes colgando en nuestros despachos en lugar de fotos de Billy Sunday. Nosotros los evangélicos somos los que cerramos un trato con los modernistas, ‘Te llamaremos hermano si nos llama eruditos.’”

Continuó y dijo que los fundamentalistas “pelearon la buena batalla, mientras que nosotros colaboramos. Ellos mantuvieron la fe, mientras que nosotros simplemente mantuvimos nuestras posiciones en nuestras comunidades.”[xii]

En mi opinión, el movimiento de la Coalición por el Evangelio tiene mucho que aprender a partir de esta crítica. Como el movimiento Centrado en el Evangelio le pone un énfasis indebido a impactar la cultura en lugar de la conversión personal, y como le pone un énfasis indebido a defender el Evangelio en lugar de proclamarlo y como busca llegar a la mente del hombre caído en lugar de su consciencia, es debatible que el movimiento Centrado en el Evangelio sea un Evangelio centrado como se afirma. Que nuestros pastores y líderes se preocupen menos de la imagen y percepción y se preocupen más por realizar una confrontación directa con el Evangelio liberador de Jesucristo.

[i] The Gospel Coalition. Foundation Documents. Preamble. https://www.thegospelcoalition.org/about/foundation-documents/

[ii] Los puntos de vista sobre el cambio del Cristianismo con la cultura son bien documentados en sus libros Every Good Endeavor Center Church.

[iii] Roland H. Bainton. The Reformation of the Sixteenth Century. Boston: Beacon Press, 1952, pp. 114-15.

[iv] Russell Moore. “The Kingdom of God and the Church: A Baptist Reassessment.” The Southern Baptist Journal of Theology, invierno, 2007. p. 17.

[v] Sarah Bailey y Karen Tumulty, “How a Southern Baptist leader became a surprising voice on Confederate flag”, Washington Post, 24 de junio, 2015.

[vi] Russell Moore, “Stop pitting security and compassion against each other in the Syrian refugee crisis”, Washington Monthly, 19 de noviembre, 2015.

[vii] Symposium: Conservatives Against Trump, National Review, 21 de enero, 2016.

[viii] Sarah Bailey, “Could Southern Baptist Russell Moore lose his job?” Washington Post, 13 de marzo, 2017.

[ix] Russell Moore y Robert Sagers, “The Kingdom of God and the Church: A Baptist Reassessment,” The Southern Baptist Journal of Theology 12, primavera, 2008, pp. 68-86.

[x] “Best sellers: nonfiction.” The New York Times, 23 de marzo, 2008.

[xi] Timothy Keller. “In His Words: The Pastor on the Issues.” New York Times. 25 de enero, 1998.

[xii] R. C. Sproul, Jr. “Our Fundamentalists Betters.” Ligonier Ministries, https://www.ligonier.org/learn/articles/our-fundamentalist-betters/.

 

Suscríbete y

Recibe hoy un libro de Regalo

¿Quiénes Somos?

Acerca de Nuestra Generación

Somos un grupo de amigos de diferentes Iglesias Bautistas comprometidos con alcanzar a nuestra generación con el evangelio de Jesucristo.

Nuestros articulos populares

ARCHIVOS

0 Comments

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Listo para leer el siguiente artículo?

Creacionismo v/s Evolucionismo

Si estás estudiando en el colegio o en la universidad te habrás dado cuenta cómo ha cambiado la ciencia en los últimos años. Lo que antes era una teoría, hoy prácticamente es un hecho. Me asombra ver cómo en los últimos diez años se está enseñando en los distintos...