Your Title Goes Here

Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.

Click Here

Los Hábitos del Obrero Saludable por Jason Kenney

by | Oct 17, 2016 | Ministerio | 0 comments

Los Hábitos del Obrero Saludable según 2 Timoteo 4:14-16

Hay muchas dietas y programas de ejercicio para bajar de peso y ponerse en forma, y los métodos más populares son aquellos que garantizan resultados casi inmediatos. Hace tiempo oí por casualidad dos personas hablando de un conocido que había perdido peso rápidamente siguiendo una nueva dieta que le enseñó un libro que se llama “Come Tocino, Dejas de Trotar.” ¡No lo creí! Tuve que buscar online para saber si de verdad hay un libro con tal nombre. ¡Me sorprendió, sí lo hay!

La verdad simple es que mantener una vida sana es alcanzable para todos y no requiere la dieta de última moda. El único requisito es disciplina para la formación de unos hábitos que, con tiempo, cambiarán tu estilo de vida.

¿Cuáles son los hábitos que tienes que implementar para disfrutar de la vida más saludable? 1) Comer saludable, 2) mantenerse activo, 3) evitar chatarra. ¡Simple, Y no tienes que hacerte socio del gimnasio para cumplirlos!

El meollo de este artículo no es para charlar sobre la importancia de alimentarse y hacer ejercicio. ¡No es mi deseo predicar lo que me es difícil practicar! Debido que sabemos que “el ejercicio corporal para poco es provechosa” y que “nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias” miremos al lado espiritual para hacer una aplicación a nuestra vida espiritual. Podemos seguir los mismos hábitos en sentido espiritual para ponernos en forma. El resultado será la habilidad de poder llevar a cabo el ministerio que Dios nos ha encomendado.

En 2 Timoteo 4:4-16 el apóstol Pablo enseña a Timoteo como ser el obrero de buena forma. Todas las instrucciones encontradas en este pasaje encajan los tres hábitos que ya mencionamos.

  1. El obrero saludable se alimenta con la Palabra.
    • “nutrido con las palabras de fe y  de la buena doctrina” vs. 6
    • “palabra fiel es esta, y digna de ser recibida” vs. 9
    • “ocúpate en la lectura” vs. 13
    • “ten cuidado…de la doctrina” vs. 16
  2. El obrero saludable se mantiene activo en las cosas de Dios.
    • “ejercítate para la piedad” vs. 7
    • “por esto trabajamos” vs. 10
    • “esto manda y enseña” vs. 11
    • “ocúpate en estas cosas; permanece en ellas” vs. 15
  3.  El obrero saludable evita las influencias o prácticas que lo debilitan.
    • “desecha fábulas profanas y de viejas” vs. 7
    • “ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo del los creyentes” vs. 12
    • “no descuides el don que hay en ti” vs. 14
    • “ten cuidado de ti mismo” vs. 16

El versículo 6 dice, “Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo.” No queremos ser satisfechos con ser ministros mediocres, sino ser hallados buenos ministros. Y para llegar al nivel de un buen ministro hay que poner en práctica lo que el buen ministro hace diariamente.

Lorem ipsum dolor

FINDING THE PERFECT TRAILS TO NEWSLETTER

Recientes Articulos

ARCHIVOS