“IMITANDO A DIOS COMO ESPOSO POR JODY JENKINS #2

by | Ago 2, 2017 | Ministerio | 0 comments

“IMITANDO A DIOS COMO ESPOSO POR JODY JENKINS #2

by | Ago 2, 2017 | Ministerio | 0 comments

 

III.        LAS CARACTERÍSTICAS DEL AMOR ÁGAPE

Un estudio del amor que Dios tiene por nosotros revela qué tipo de amor realmente es éste. Cada una de estas características deberían ser imitadas por todo hijo de Dios sea esposo o esposa. El Amor Ágape que Cristo tiene por Su Esposa no es un amor muerto e inactivo; ¡es un amor que actúa! 1 Juan 3:18 Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad. Una cosa es decir “te amo,” pero el amor ágape va más allá—muestra y prueba el “te amo.”

En este caso un hombre amó a su esposa tierna y resueltamente por un total de quince años sin que haya respuesta de amor de parte de ella. No podía haber respuesta porque había desarrollado arterioesclerosis cerebral, el síndrome cerebral crónico.

…Al principio experimentó tiempos intermitentes de confusión… era una ex maestra de escuela que había disfrutado manejar su propio automóvil muchos años. Pero finalmente su esposo tuvo que quitarle las llaves por su seguridad.

Cuando progresó la enfermedad, poco a poco perdió todas sus facultades mentales y ni siquiera reconocía a su esposo. Él la cuidó en casa los primeros cinco años. Durante ese tiempo a menudo la llevó a que haga visitas, haciendo que luzca lo más bella posible sin ella tener idea de dónde estaba, pero él orgullosamente la mostraba como su esposa, presentándola a todos, aunque sus comentarios eran propensos a ser inapropiados para la conversación. Nunca se quejó de ella; nunca indicó que había algo malo con lo que acababa de decir. Siempre la trató con amor y atención, sin importar lo que dijese o hiciese.

Llegó el momento en que los doctores dijeron que tenía que ir a una clínica de reposo para recibir cuidados intensivos. Vivió allí diez años (parte de ese tiempo no pudiendo levantarse de la cama al estar con artritis) y estuvo con ella todos los días. Mientras podía incorporarse la llevaba en su automóvil por las tardes—a su granja, al centro de la ciudad o a visitar a la familia—nunca se sintió avergonzado de que ella no estuviese para nada al corriente de las cosas. Nunca hizo un comentario negativo de ella. Nunca le dolió las grandes cantidades de dinero necesarias para mantenerla en casa todos aquellos años, ni siquiera dio indicios que eso fuese un problema. De hecho, nunca se quejó por algún detalle de su cuidado durante todos aquellos años de su enfermedad. Siempre consiguió lo mejor para ella e hizo lo mejor para ella.

 Este hombre fue leal, siempre fue fiel a su esposa, aunque su amor no tuvo respuesta quince años. Esto es amor ágape, no en teoría, ¡sino en práctica! -LOVE LIFE for every Married Couple

El Señor Jesucristo no sólo dice que nos ama, ¡nos lo muestra! A continuación presentamos una lista de varias características del amor ágape que Cristo tiene por Su Esposa. El amor de Cristo por Su esposa es…

A. AMOR DE CALVARIO – Efesios 5:25

Lo primero que vemos sobre el tipo de amor que Cristo tiene por la Iglesia lo vemos en que “se entregó a sí mismo por ella.” Esto significa que Su amor por la Iglesia—Su Esposa—se mostró al entregarse completamente por la Iglesia muriendo por nosotros. ¡Cristo demostró Su amor ágape entregándose a Sí mismo por nosotros! Llamo a esto Amor de Calvario. Si desea saber cuánto ama Cristo a Su Esposa; ¡mire el Calvario! Estaba y está completamente comprometido y dedicado a nosotros y lo probó al realizar la acción de morir por nuestro bien. Estuvo dispuesto a sacrificarse por Su Esposa.

1 Jn. 4:9-10 En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

1 Jn. 3:16 En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros…

Ef. 5:2 Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.

Jn. 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito…

Jn. 15:13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

Ro. 5:8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

Ap. 1:5 y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,

Gá 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado,  y ya no vivo yo,  mas vive Cristo en mí;  y lo que ahora vivo en la carne,  lo vivo en la fe del Hijo de Dios,  el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

El Señor permitió que se le clave en la Cruz y murió por mí. ¡Esto es amor de Calvario! ¡Esto es amor Ágape! ¡Así es como ama a Su Esposa! ¿Su cónyuge puede decir lo mismo de su amor? ¿Está dispuesto a ser crucificado por su cónyuge? El cónyuge promedio puede decir que moriría por su esposa. Aun cuando eso es bueno y correcto, ¿está dispuesto a vivir crucificado por su cónyuge porque la ama de la misma forma en que Cristo lo ama? En otras palabras, ¿está más interesado en su bienestar que el de su cónyuge? ¿Está dispuesto a sacrificarse por el mejoramiento de su cónyuge? ¿Puede amar a su cónyuge así?

El comentario Brethren Commentary dice, “El esposo debería dar todo su cuerpo como un sacrificio terrenal por amor de su esposa.” Escuché a un predicador hacer una declaración similar a ésta: “Un gran matrimonio se trata de dos dadores tratando uno de dar más que el otro.” ¿Es un cónyuge que se entrega sacrificialmente por las necesidades de su pareja? O, ¿se preocupa más por lo que su pareja le está dando? Hay mucho egoísmo en los matrimonios hoy en día; esposos que egoístamente quieren que se satisfagan sus necesidades y esposas que hacen lo mismo. El Señor se entregó completamente por nosotros para satisfacer nuestras necesidades espirituales. ¡Qué el amor por nuestra pareja imite al amor mostrado en el Calvario! ¡Sacrifíquese todos los días por amor a ella/él! ¡No esté en su matrimonio para CONSEGUIR LO QUE PUEDA, sino DÉ TODO LO QUE TENGA! ¡Eso es lo que el Señor Jesucristo hizo por nosotros! ¡Así de tanto nos ama! ¡Amemos a nuestra pareja del mismo modo!

B. AMOR SANTIFICADOR Y PURIFICADOR – vv. 26-27

La palabra “santificar” significa ser santo y consagrar. La palabra “purificar” significa limpiar o desaparecer. Aquí el punto es que el amor ágape del Señor por Su esposa la santifica y purifica; la hace santa y pura. El amor ágape hace todo lo necesario para mantener la santidad, virtud, justicia y pureza. El amor ágape purifica; nunca pervierte.

Es interesante notar cómo el Señor hace esto con el “lavamiento del agua por la palabra.” El comentario Annotated Commentary lo dice bien, “Una novia judía, antes que fuese ‘presentada’ a su esposo, era bañada en agua… Entonces la Iglesia, a fin de que esté completamente consagrada a Cristo, es purificada por la palabra de Dios.”

El Amor Ágape purifica con la Palabra de Dios. ¿Todo lo que hace por su pareja le está ayudando a ser pura y santa o permite que las cosas la ensucien? ¿Es la Palabra de Dios la prioridad en su matrimonio? ¿Se están dando ambos un baño espiritual con la Palabra de Dios? Si en verdad se aman con amor ágape esto involucra la santificación y purificación con la preciosa Palabra de Dios. ¡Haga que la Palabra de Dios sea una prioridad principal en su matrimonio! ¿Está leyendo la Palabra de Dios individualmente y en conjunto? ¡Quite todas las cosas que no promueven la pureza y la santidad en su hogar!

Jn. 17:17 Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.

C. AMOR QUE CUIDA – vv. 28-29

Estos versículos les dicen a los esposos que amen a sus esposas como a sus propios cuerpos. El versículo 29 dice “nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia.” La palabra “aborreció” significa detestar. La palabra “sustenta” significa llevar a la madurez y alimentar. La palabra “cuida” significa calentar o vestir. Lleva la idea de un ave que se posa en su nido. El punto en estas palabras trata de un hombre que provee para sus necesidades y se protege. Es impresionante cómo tratamos de proteger nuestros cuerpos del daño. Hágase un corte y vea cuán naturalmente responde con el cuidado de la herida. Hacemos muchas cosas por proveer y proteger nuestros cuerpos.

El Señor dijo que los esposos tienen que amar a sus esposas “como a sus mismos cuerpos.” Los versículos 29-30 dicen que el Señor sustenta y cuida a la iglesia, “porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos.” El punto es que el Señor es “uno” con Su Esposa. Ya no somos dos, ¡sino uno! Por consiguiente, lo que le hace a Su cuerpo, me lo hace a mí, ¡porque soy Su cuerpo! ¿Cómo ve a su pareja? ¿Ve a su matrimonio como dos seres humanos o como uno en el Señor? Si reconoce a su pareja como uno con usted, ¡entonces cuidará de su pareja como lo hace con su cuerpo! ¡Esto hace el amor ágape! Cuando dijo, “Acepto,” llegaron a ser uno ante los ojos de Dios. Por consiguiente, cuando busca proteger y proveer para su cuerpo piense que el amor ágape también hará lo mismo por su pareja.

El comentario de Barnes dice, “La idea general es todo lo que queremos—que Cristo tenga una preocupación tierna por las necesidades de la iglesia, tal como un hombre la tiene por su propio cuerpo, y que el esposo muestre una consideración similar por su esposa.” ¡Así es como Él ama a Su Esposa y así deberíamos amar a nuestra pareja!

D. AMOR QUE UNE – vv. 30-32

La palabra “unirá” en el versículo 31 significa permanecer o pegar. El Señor Jesucristo nos ama tanto que dejó a Su Padre en el Cielo y vino a unirse a nosotros. Ahora somos uno con Él. Aquí el punto es que aun cuando debemos amar y honrar a nuestros padres, tenemos que “dejarlos” y “unirnos” a nuestra pareja. El amor ágape hace esto. El comentario Poole Commentary lo pone de este modo, “es preferible que el hombre deje a su padre y su madre a que no se una a su esposa. El apóstol no cancela las obligaciones de las otras relaciones, pero prefiere ésta antes de ellas.” El punto aquí es que la relación matrimonial tiene que ser más cercana que la unión de un padre con un hijo. Usted no es uno con sus padres, pero sí lo es con su cónyuge. El amor ágape se une con su cónyuge reconociendo la unión que tienen en el Señor Jesucristo.

Gn. 2:24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Esto no significa que descuida a sus padres, sino que reconoce el hecho que cuando se casó llegó a ser uno con su pareja y tiene que unirse con su pareja y no con sus padres. ¡El amor ágape es amor que une!

E. AMOR VENIDERO – Juan 11:1-5, 17

En este pasaje en particular vemos que Lázaro está enfermo y sus hermanas envían a llamar a Jesús en este momento de necesidad. Es interesante notar cómo la Palabra de Dios dice que las hermanas identificaron a Lázaro como “el que” el Señor amaba (ágape). El versículo cinco dice, “amaba Jesús a Marta, a su hermana y a Lázaro.” Una vez más vemos que esto es amor ágape. Aun cuando hay grandes lecciones en este pasaje de las cuales podemos aprender; no nos desviemos del pensamiento importante en este mensaje que es el de imitar a Dios como esposo. El Señor amaba a estas personas preciosas. ¿Qué hizo cuando lo llamaron en su tiempo de necesidad? Entienda esto—¡respondió a su llamado! “Vino” a ellos. No dejó que resuelvan su problema por sí solos. No hizo oídos sordos ante el clamor de estas personas que amaba. Su amor ágape vino a ellos; les respondió en su momento de necesidad.

Del mismo modo los esposos y las esposas pueden aplicar esta verdad en sus matrimonios. El amor ágape siempre viene a nuestra pareja en tiempos de necesidad. El amor ágape no hace oídos sordos cuando la pareja está en apuros y necesita consuelo. El amor ágape siempre responde ante el tiempo de necesidad de la pareja. Cuando su pareja se le acerca con algo que le causa problemas; ¿le quita importancia o viene a su pareja y le ayuda a llevar la carga? ¿Su pareja siente que puede venir a usted con algo que le aflige y que usted vendrá y le ayudará?

F. AMOR CONSTREÑIDO – 2 Corintios 5:14

En este versículo el apóstol Pablo dijo “el amor de Cristo nos constriñe…” La palabra “constriñe” significa arrestar, apretar, oprimir. Significa que el amor de Cristo conquistó a Pablo. Había ciertas cosas que Pablo haría y no haría a causa del amor que Cristo tenía por él. Es como si Pablo estuviese diciendo voy a hacer algunas cosas y no hacer otras porque Cristo me ama demasiado. El amor de Cristo lo oprimió, arrestó y conquistó.

Del mismo modo el amor de Cristo nos constriñe hoy. Cuando verdaderamente vemos cuánto nos ama, eso nos constriñe para nosotros también amarlo. Hay ciertas cosas que decido hacer y otras que no porque me amó tanto que murió por mí y deseo llegar a ser todo lo que pueda por Él. El amor ágape nos constriñe—nos arresta, nos oprime, nos conquista.

El Dr. Clarence Sexton dijo, “Sería maravilloso que su esposa diga, ‘Nunca pensé que podría vivir esta vida y estar casada con alguien que me ame como tú me amas y que se preocupe por mí como tú te preocupas por mí y que me dé la atención que tú me das.’” La pareja que es amada con amor ágape será constreñida por ello y encontrará que es difícil pecar. Amemos tanto a nuestra pareja con el amor ágape que haga que la oprima, arreste y conquiste. Necesitamos esposos y esposas con amor constreñido. ¿Su pareja es constreñida por su amor? ¿Está amando a su pareja tanto que sería difícil que peque en contra de su amor?

G. AMOR QUE CALMA – 1 John 4:7-18

El Dr. Clarence Sexton dijo, “El amor del Señor Jesucristo nos calma. Nosotros, como cristianos, no somos calmados por la ausencia de problemas, sino por la presencia del Pastor. La presencia del Pastor quita los miedos.” El punto es que el amor del Señor quita el temor. Este mundo está lleno de odio, crimen y problemas. Sin embargo el hijo de Dios encuentra paz y calma en el hecho que es amado por Dios y todo está bajo Su control. El amor que Dios tiene por nosotros calma nuestros corazones turbados. Su amor trae paz.

No hay terror o temor en el amor ágape. El Dr. Sexton dijo, “Hay muchas aflicciones en los hogares ristianos cuando debería haber mucha paz.” ¿Su amor por la pareja calma sus temores? ¿Amamos a nuestras parejas con este amor ágape que trae paz al hogar? ¿Su hogar es un lugar de paz y calma? O, ¿su hogar está lleno de temor, problemas y disturbios?  ¡El hogar donde el amor ágape está presente es un hogar calmado! ¡Tiene calma el suyo!

H. AMOR CAUSANTE – 1 Juan 4:19

La demostración del amor de Cristo por nosotros causa que le amemos. ¿Por qué le ama? ¡Porque Él le amó primero! El amor ágape es un amor que causa respuesta. La forma en que me ama, me trata y murió por mí causa que le ame. El Dr. Clarence Sexton dijo, “Mientras más le conozco, más le amo. Mientras su esposa sabe más de su amor y cuidado por ella, más amor le regresará.”

El amor ágape es un amor que causa. En otras palabras, es un amor que inicia. No se sienta atrás y espera que la pareja lo ame; ¡inicia el proceso y ama primero! Este tipo de amor causa las cosas. ¿Le habla a su pareja con el amor ágape? Somos criaturas de respuesta. En otras palabras, si le habla duro a su pareja, puede conseguir una respuesta dura. Si habla amablemente a su pareja, puede obtener una respuesta amable. ¡El amor ágape ocasiona las cosas! ¿Está causando el tipo de respuesta correcto en su matrimonio?

Hay muchos matrimonios que esperan que el otro cónyuge actúe primero. El amor ágape actúa primero y ayuda a causar el tipo de respuesta correcto. Si su pareja no le está respondiendo correctamente, entonces necesita asegurarse que no sea algo que usted haya causado. Aun cuando una pareja pueda responder equivocadamente, necesitamos ver que el amor de Cristo ha causado que le amemos y deberíamos amar a nuestra pareja hasta el punto que si responde mal nosotros lo haremos con amor.

Suscríbete y

Recibe hoy un libro de Regalo

¿Quiénes Somos?

Acerca de Nuestra Generación

Somos un grupo de amigos de diferentes Iglesias Bautistas comprometidos con alcanzar a nuestra generación con el evangelio de Jesucristo.

Nuestros articulos populares

ARCHIVOS

0 Comments

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Listo para leer el siguiente artículo?

Creacionismo v/s Evolucionismo

Si estás estudiando en el colegio o en la universidad te habrás dado cuenta cómo ha cambiado la ciencia en los últimos años. Lo que antes era una teoría, hoy prácticamente es un hecho. Me asombra ver cómo en los últimos diez años se está enseñando en los distintos...