¿Cuáles son los requisitos para ser diáconos? por Guillermo Gardner

by | Nov 9, 2016 | Ministerio | 0 comments

¿Cuáles son los requisitos para ser diáconos? por Guillermo Gardner

by | Nov 9, 2016 | Ministerio | 0 comments

  1. Los requisitos espirituales de un diácono son básicamente los mismos que los de un pastor excepto en que el pastor es un maestro agraciado.
    1. 1 Timoteo 3:8 Los diáconos asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas; 9 que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia. 10 Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles. 11 Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo. 12 Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas. 13 Porque los que ejerzan bien el diaconado, ganan para sí un grado honroso, y mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús. 3:1 Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. 2 Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; 3 no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; 4 que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad 5 (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); 6 no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. 7 También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.
  2. Los diáconos primero deberían ser probados antes de ser reconocidos como diáconos.
    1. 1 Timoteo 3:10 Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles. Así como el obispo o el pastor no debería ser un novato 3:6 no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo.
    2. Deberían ser examinados cuidadosamente.
      1. 1 Timoteo 5:22 No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos. Consérvate puro.
    3. La imposición de manos debería llevarse a cabo muy seriamente
  3. Tanto la familia del diácono como la familia del pastor deben ser examinadas 1 Timoteo 3
    1. Una esposa
      1. 1 Timoteo 3:2 Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; 3:12 Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas. Dios aborrece el repudio o el divorcio Malaquías 2:14 Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto. 15 ¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud. 16 Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales.
    2. Que gobiernen bien sus casas
      1. 1 Timoteo 3:4 que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad 12 Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas.
  4. Los diáconos nunca gobiernan ni supervisan el ministerio o al pastor
    1. 1 Timoteo 3:5 (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); 5:17 Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.
    2. Hebreos 13:7 Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe. 17 Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.
  5. La palabra para ministro, diácono, o cualquier otra palabra para líder espiritual es básicamente siervo—nunca jefe, señor, etc.

0 Comments

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Lorem ipsum dolor

FINDING THE PERFECT TRAILS TO NEWSLETTER

Recientes Articulos

ARCHIVOS