Cómo tener esposas alegres y radiantes – Parte #3

by | Oct 14, 2016 | Ministerio | 0 comments

Cómo tener esposas alegres y radiantes – Parte #3

by | Oct 14, 2016 | Ministerio | 0 comments

SÉ UN LÍDER ESPIRITUAL

Jesucristo ha sido el iniciador o el primero en establecer la relación que tiene con su esposa. “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero” (1 Juan 4.19). Jesús entregó su vida para atraernos a sí mismo. Como él es el iniciador y el primero en establecer su relación de amor para con su esposa, la iglesia, entonces nosotros debemos seguir su ejemplo con toda humildad. Este aspecto de la relación del Señor con su iglesia constituye una señal del papel del liderazgo espiritual del esposo para con su esposa. En la mayoría de los casos la esposa cristiana anhela tener un esposo que guíe el hogar con la ternura y la autoridad que ellas han sido diseñadas para recibir. Tal clase de liderazgo trae una gran seguridad al corazón de la esposa. Por supuesto, lo contrario es también verídico. ¿Acaso alguna vez ha visto irradiar de gozo a una mujer insegura?

Cuando el esposo se levanta en fe y amor para enfrentar la crisis que ha surgido en el hogar, la esposa puede llevar a cabo sus funciones en paz y dedicación a la voluntad de Dios y de su esposo.

SÉ UN SABIO ADMINISTRADOR DE LOS RECURSOS FINANCIEROS

Cristo es el proveedor de todo lo que su esposa, la iglesia, necesita. Ella no se preocupa por nada cuando sabe que tiene Su presencia cerca de su vida diaria. Y nosotros los esposos debemos seguir el ejemplo qué él nos da sobre este asunto. No estamos hablando de enriquecernos materialmente para que así nuestras esposas se sientan más seguras. Hablamos de saber usar de forma sabia los recursos materiales que Dios nos ha prometido tener en esta vida.

El administrador que es sabio no gasta el dinero en lo innecesario ni en cosas que demuestren que él es un egoísta. Tal tipo de gastos crea una herida en el corazón de la esposa. Si nuestra esposa nos ve gastando dinero en algo que nos produce un entretenimiento temporal sin importancia y luego le decimos “no” cuando ella desea comprar algo para sí misma, entonces su nivel de confianza y consideración hacia nosotros disminuirá paulatinamente. No es sabio contraer “deudas necias”. Nunca serás capaz de lograr una completa paz en tu hogar hasta que la manera necia de manejar el dinero se haya acabado en nuestras vidas.

NO DEJES DE ALABARLA Y DE PRESTARLE LA DEBIDA ATENCIÓN

El cuidado de Cristo por su iglesia es el combustible necesario que hace arder el amor en nuestro corazón. Y lo mismo sucede en nuestro matrimonio. Tu esposa debe darse cuenta que la alabas y que te deleita darle una atención esmerada. Debes invertir el tiempo que sea necesario en mostrarle a tu esposa el lugar importante que ella ocupa en tu vida. Escribe una nota, expresándole tu agradecimiento y amor por todo lo que ella hace por ti y luego déjala en algún lugar de la casa donde ella tiene que hacer algo. Esto hará que se sienta mejor y su amor por ti se haga mucho más profundo. Nunca dejes de pasar la oportunidad para decirle o mostrarle lo mucho que la amas. Aprende a nunca dejar de expresar tu gratitud y agradecimiento.

NO DEJES DE BRINDARLE UN BUEN “TIEMPO DE CALIDAD”

Una buena relación íntima es la llave para tener un matrimonio feliz. Esto va mucho más allá que la simple relación física de una pareja. Tanto para los esposos como para las esposas se hace necesario que ambos se entreguen el uno al otro de una manera tierna y completa. En este aspecto es imprescindible que ambos sean creativos a la hora de crear oportunidades que provoquen que los lazos de amor de afiancen de una manera constante y perpetua. Puedes tener una cita de amor todos los martes. El propósito de este tiempo especial es aprovechar la oportunidad para estar juntos y solos para así compartir un tiempo especial y muy personal y dulce entre ustedes. Pueden charlar un poco mientras cenan. Otras pueden salir a caminar por un parque o por un bosque, tomados de la mano. Si realmente deseamos conocer a nuestras esposas de la manera en que Cristo conoce su esposa la iglesia, entonces siempre se sobrarán oportunidades para hacerlo.

(Extracto del libro “La búsqueda de una descendencia para Dios”, Denny Kenaston, págs. 391-407, Literatura Monte Sion). Artículo preparado por Miguel Murillo. 

0 Comments

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Lorem ipsum dolor

FINDING THE PERFECT TRAILS TO NEWSLETTER

Recientes Articulos

ARCHIVOS