Aquí les comparto algunas metas que usamos en nuestra iglesia para el trato cordial con los invitados.

  1. La regla de los tres minutos. No tenemos que hablarle a alguien que conocemos en los primeros tres minutos después del servicio. Debemos buscar a los invitados que vienen por primera vez y saludarlos.
  2. Nunca pregunte si la persona es visitante o si es su primera vez. Sólo pregunte cuánto tiempo ha estado en la iglesia. De esa forma no ofende al visitante o asistente por primera vez.
  3. Asegúrese de ayudarle al visitante a que encuentre el baño, las clases, etc. para que se sienta en casa.
  4. Asegúrese de que sepa donde queda la sala cuna.
  5. Aprenda su nombre.
  6. Presente a los invitados al equipo pastoral y a otros amigos.
  7. Siéntese con el invitado si éste parece estar de acuerdo.
  8. Dele un paseo por las instalaciones de la iglesia.
  9. Asegúrese de obtener toda la información que pueda sin ser indiscreto o entrometido.
  10. Asegúrese que reciba una visita, tarjeta o llamada de usted y la iglesia durante la semana.
  11. Ore por el visitante durante el servicio y hasta que Dios lo salve.
  12. Pregúntele si tiene preguntas o dudas, etc.
  13. Dele la mano con cordialidad y mírelo a los ojos.
  14. Asegúrese que sus hijos sepan a donde ir para recibir su Escuela Dominical o estar en la iglesia de los niños.
  15. Esté atento si muestra interés en ser salvo durante el servicio.
  16. Lleve al visitante al centro de bienvenida y luego preséntelo ante el pastor en la recepción de invitados.
  17. Tome notas con respecto a su nombre y cualquier cosa que habló para que pueda llamarlo por su nombre la próxima vez que asista.

De Vision Baptist Church en Alpharetta, GA EEUU