Cómo debe votar el creyente en tiempos de elecciones

by | Nov 19, 2021 | Vida Cristiana | 1 comment

Cómo debe votar el creyente en tiempos de elecciones

by | Nov 19, 2021 | Vida Cristiana | 1 comment

Durante los últimos años, Chile ha enfrentado una serie de crisis sociales dejando de manifiesto entre la gente un descontento generalizado por la clase política. Una de las últimas encuestas (CADEM), deja por evidencia que un alto porcentaje de personas (22 %) no votarían o no sabe por quién votar (Casi la misma cantidad porcentual de quién lidera las encuestas). El INE (Instituto nacional de estadísticas) evidenció que, durante elecciones de convencionales constituyentes, uno de los plebiscitos más importante para nuestra nación, sólo el 41.5% de los inscritos fue a sufragar. Mucha gente prefiere no hacer valer su derecho y su deber cívico para elegir a su posible representante, y no cabe duda que entre ese 58,5% de personas que no votó durante el último sufragio, se encuentran creyentes profesantes.

Una de las excusas que algunos creyentes usan para no votar, es que “Si Dios tiene el control de todo, ¿Para qué ir a votar?”. Sin embargo, la Biblia nos muestra que, para Dios, nuestras decisiones son importante. En el pasado, Israel, tomó la mala decisión de escoger líderes “incorrectos”, y Dios manifestó su oposición a esa mala decisión: Oseas 8.3-4a Israel desechó el bien; enemigo lo perseguirá. 4 Ellos establecieron reyes, pero no escogidos por mí; constituyeron príncipes, mas yo no lo supe; Este pasaje nos muestra 3 verdades: (1) Dios permite que escojamos a nuestros gobernantes. (2) Dios espera que elijamos un buen gobernante. (3) Podríamos equivocarnos en confiar más en el gobernante que en Dios.  El punto 3, es a mi juicio el más peligroso. Esto es lo que Dios recrimina a Israel por medio del profeta Oseas “Establecieron reyes, pero no escogidos por mí”, o en palabras actuales, “Buscaron a un candidato que cumpliera con las expectativas de los hombres, pero no con las expectativas de Dios”

Debemos entender que votar es el deber y la responsabilidad de cada cristiano.
1 Timoteo 2.1-3 Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; 2 por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. 3 Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, Pablo escribe a Timoteo, en un período de tiempo donde el imperio romano está al control del gobierno. Roma se caracterizó por tener un gobierno autocrático, es decir, el poder se centraba en una sola persona (emperador), y en los líderes escogidos por él. En un gobierno autocrático, no existía la democracia, ni tampoco un sistema de elecciones populares, sino que era toda una imposición (similar a dictadura). Esto quiere decir, que, a los cristianos de esa época, no les quedaba más alternativas, que simplemente orar y rogar por sus líderes terrenales. Sin embargo, usted tiene la oportunidad, no solo de orar y rogar por ellos, sino también de escogerlos, bajo la responsabilidad de su deber cívico. El deber cívico de Timoteo, era someterse al liderazgo impuesto, pero nuestro deber es escogerlos y someternos. ¡Usted debe sentirse responsable de esto! Votar es un deber ciudadano amparado por nuestra constitución, que nos permite hacer lo que en el pasado creyentes no pudieron hacer.

¿Qué debo saber de aquella persona por quién votaré?

  1. Debe saber que es un pecador.

Mucha gente dice: “No votaré porque son todos iguales”, “No votaré porque a todos les interesa la plata”, “No votaré porque todos se terminan corrompiendo”. Usted debe saber que no estará votando para escoger a su próximo “mesías”. Su salvador ya vino, y no necesitó de elecciones. ¡Usted votará por un pecador! Y dónde hay un pecador hay errores. Si usted, al igual que Israel en el pasado, piensa que votará por alguien que vendrá a dar solución a todos los problemas de la vida, está profundamente equivocado. Es como pensar en la siguiente ecuación:

Pecador + Pecado = Solución.

¡NO! La verdad es la siguiente: Pecador + pecado = pecado.

Con este principio, mi intención no es animarle a no votar, sino que a no confiar en el hombre. ¡Muchos testifican más de un político que de Cristo! Sal. 146.3 No confiéis en los príncipes, Ni en hijo de hombre, porque no hay en él salvación. Jer.17.5 Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová. El término “Pone carne por su brazo”, se refiere a “buscar un brazo fuerte en donde apoyarse”, esto significa: “apoyarse en la fuerza del hombre” (Frágil). No debemos mirar a nuestro candidato como mesías, sino como un hombre pecador que, en algún punto, inevitablemente va a errar. ¡Pero no es una excusa para evadir.

2. Debe conocer sus principios morales.

Usted podrá ver un candidato, respuestas atractivas a muchas demandas sociales. Quizás, mucho de lo que proponen “le conviene”, pero, si ponemos en una balanza las ofertas atractivas v/s principios cristianos ¿Qué escogerá?. Nuestros candidatos, deben ser personas que promuevan principios Bíblicos. Aquellos candidatos o propuestas que violan los mandamientos bíblicos para la vida, la familia, el matrimonio, o la fe, nunca deben ser apoyados.

La Biblia dice en Prov. 14.34 La justicia engrandece a la nación; Mas el pecado es afrenta (Deshonra) de las naciones. ¿Cuándo traemos deshonra a Dios y a nuestra nación? Cuando escogemos a un líder con principios anti-Dios. En el período de los Jueces, Israel debía someterse a los líderes que Dios estableció por el beneficio de ellos. Uno de esos líderes era Samuel (Juez). Sin embargo, el problema de Israel, es que ahora demandan un rey que cumpla con sus expectativas terrenales, por sobre las espirituales. 1° Sam. 8.4-5 4Entonces todos los ancianos de Israel se juntaron, y vinieron a Ramá para ver a Samuel, 5y le dijeron: He aquí tú has envejecido, y tus hijos no andan en tus caminos; por tanto, constitúyenos ahora un rey que nos juzgue, como tienen todas las naciones. ¿Cuál fue el problema? Israel, está mirando el sistema de gobierno de otras naciones y lo quieren implantar en su territorio, pero ¿Qué tiene de malo? ¡Las otras naciones eran paganas, idólatras y sin Dios! La decisión de Israel era como si el cristiano de hoy votara por un “Ateo” o por un “Pro aborto”, o por un “Pro matrimonio igualitario”, simplemente porque le promete beneficios personales. ¡No le importa si viola los principios de Dios! ¡Israel solo estaba pensando en sí mismo, pero no en Dios! Este mal testimonio nos enseña que debemos votar con conciencia, no por conveniencia.  Debemos analizar el perfil de los candidatos y no elegirlos por el simple hecho de que pertenecen a un partido, sino por lo que cree y propone individualmente. ¡No tome decisiones a la ligera! En estas elecciones, sea prudente y consecuente con sus principios e ideales

Alguien dijo: “En nuestros días, hay muchos que quieren retirar el nombre y el mensaje de Cristo totalmente de la arena pública. Votar es una oportunidad para promover, proteger y preservar un buen gobierno. Dejar pasar esa oportunidad, significa permitirles a aquellos que denigran el nombre de Cristo, se salgan con la suya en nuestras vidas. Los líderes que elegimos tendrán gran influencia en nuestras libertades. Ellos pueden elegir proteger nuestros derechos de adorar y propagar el Evangelio, o pueden restringirlos. Ellos pueden dirigir nuestra nación hacia la rectitud o hacia un desastre moral. Como cristianos, debemos levantarnos y seguir nuestro mandato de cumplir con nuestros deberes cívicos”.

Algunos consejos prácticos para las elecciones (¡No son obligaciones!):

1. Investigue e interiorícese sobre sus candidatos.

  • Cuáles son sus propuestas? ¿Qué piensa del aborto, el matrimonio igualitario, la identidad de género, la Iglesia, la educación de los hijos, ¿etc.?

2. Ponga énfasis en los principios morales del candidato.

  • No se detenga en el partido político, sino en sus orientaciones de vida.
  • Evalúe si la mayoría de sus principios son Bíblicos o no.

3. Pida consejo o pregunte a sus líderes sobre la mejor opción para votar.

  • Entendiendo que el líder Bíblico votará por conciencia Bíblica en lugar de conveniencia.

4. ¡No discuta, pelee o debata por el “mejor candidato!

  • Es más importante que tengamos paz con nuestro hermano que demostrar que tenemos la razón.
  • Efesios 4.29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.
  • Respetemos las preferencias de los demás, aunque estas sean erradas.
  • Además, recuerde que usted no está escogiendo a un “Mesías”. Defenderlo sería poner las manos al fuego por un hombre.

5. Haga valer su derecho y su deber cívico, vaya y vote.

  • Recuerde que votar es un privilegio que los creyentes del pasado no tuvieron.

6. Pida sabiduría a Dios y ore por su candidato y su nación.

Suscríbete y

Recibe hoy un libro de Regalo

¿Quiénes Somos?

Acerca de Nuestra Generación

Somos un grupo de amigos de diferentes Iglesias Bautistas comprometidos con alcanzar a nuestra generación con el evangelio de Jesucristo.

Nuestros articulos populares

ARCHIVOS

1 Comment

  1. Javiera GutIÉrrez

    Hay que pedirle mucha sabiduria a Dios al momento de elegir de un candidato que siga VERDADERAMENTE su VOLUNTAD. Gracias paStor por el articulo.

    Reply

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Listo para leer el siguiente artículo?

Creacionismo v/s Evolucionismo

Si estás estudiando en el colegio o en la universidad te habrás dado cuenta cómo ha cambiado la ciencia en los últimos años. Lo que antes era una teoría, hoy prácticamente es un hecho. Me asombra ver cómo en los últimos diez años se está enseñando en los distintos...