Un Hogar Piadoso por Kevin White – Parte 2

by | Abr 18, 2017 | Ministerio

Un Hogar Piadoso por Kevin White – Parte 2

by | Abr 18, 2017 | Ministerio

¿Como podemos resolver este problema?

1. ATAQUE EL HECHO, NO A LA PERSONA. Siendo atacados, normalmente devolvemos los insultos con más insultos. Es el valor de la persona lo que se está atacando. Así no incitamos tanto al desagravio ni creamos tanto resentimiento (Pr 15:1; 25:15; Ef 4:26, 31; 1P 3:10, 11).

2. SEPA PERDONAR. “Perdonar es divino”, y los cristianos todos deben perdonar las faltas de los suyos. Un conflicto fácilmente puede llegar a ser un problema crónico por la incapacidad de alguien en el área de perdonar. Cuando esté equivocado, admítalo y pida disculpas (Stg 5:16; Col 3:13; Pr 17:9).

3. OLVIDE LOS ERRORES DEL PASADO. Obviamente no se puede olvidar por completo, pero no tiene que mencionar todo lo que uno recuerda. El usar datos viejos puede contribuir a perder mucha intimidad y honestidad (Col 3:13; 1P 4:8).

4. MANTENGA LA PELEA EN SU CONTEXTO AL DÍA. Si practica el guardar rencor como poner las irritaciones y disgustos en una bolsa, debe saber que en un determinado momento se romperá la bolsa, y dirá cosas que luego lamentará (Pr 17:14; 20:3; Ro 13:13.)

5. ESCOJA BIEN EL TIEMPO Y EL LUGAR DE LA DISCUSIÓN. Esto suena demasiado lógico y frío: pero es mejor aplazar el hablar hasta que haya menos calor y enojo, y entonces conversar con más calma. Escoja bien el tiempo y lugar, y cumpla con su acuerdo; no use esto como una manera de evadir el problema (Pr 15:23, 28; 21:23; Stg 1:19). Esta decisión incluye pensar bien y claramente sobre lo que va a decir (Pr 18:21; 25:11).

6. SEA HONESTO ACERCA DE LO QUE ES EL PROBLEMA EN SÍ. No pelee contra problemas imaginados o aun inexistentes. Busque el problema real: la raíz del roce. No presuponga que su cónyuge puede “leer su mente”. El decirle con sinceridad cómo usted interpreta el conflicto, les lleva a otros lejos en cuanto a eliminar la dificultad y establecer la intimidad. Esto es, decir la verdad con amor (Ef 4:15).

8. NO PELEE SOBRE COSAS INSIGNIFICANTES. Tome un momento antes de hablar para evaluar si la falta merece el gasto de tiempo y la atención sobre su relación que la pelea traerá. Tenga cuidado también con el machacar, porque suele producir resultado opuesto a lo que espera. Muchas veces las peleas son por cosas que no valen; sino sólo porque uno quiere controlar al otro (Pr 19:13).

9. NO LANCE UNA BOMBA ATÓMICA A UN PUEBLITO. No deje que una cosita estalle, hasta que sea visto como algo de “vida o muerte”. Aplastar al otro puede ganarle la batalla, pero a la larga, puede perderle la guerra, particularmente si la relación es frágil. El aprender a usar justamente la presión, el argumento o la persuasión, es crucial para mantener positivas las relaciones familiares (Ro 12:17-21; 1P 2:23; 3:9; Ro 14:13; Gá 6:1).

10. ACEPTE QUE NINGUNO ESTÁ SIEMPRE EN LO CORRECTO. Algunos simplemente no pueden ceder la última palabra al otro. Deje al otro tener su opinión aun si está en contra de la suya. La madurez se destaca por la capacidad de respetar la opinión que difiere de la suya propia. El que actúa como si fuera él el único sabio con las respuestas, es repugnante a todo el mundo, incluyendo a su propia familia. (Fil 2:1-4; Ef 4:2).

11. SI LOS NIÑOS HAN PRESENCIADO UNA DISCUSIÓN ENTRE SUS PADRES, DEBEN TAMBIÉN VER LA RECONCILIACIÓN ENTRE ELLOS, O POR LO MENOS ESTAR ENTERADOS DE QUE HUBO UNA RESOLUCIÓN AL RESPECTO. Los niños deben saber que la vida no es color de rosa, pero ellos necesitan desarrollar la pericia de resolver los conflictos que inevitablemente surgirán en sus propias vidas. El mejor lugar para este aprendizaje es el hogar, siguiendo el modelo que los padres les dan.

12. OREN JUNTOS ACERCA DE SU CONFLICTO. Es maravilloso lo que ocurre a personas enojadas cuando hablan con Dios. Mucho se cambia después de orar juntos, franca y abiertamente. Es un error grande, sin embargo, usar la oración como una manera de reprender a cualquier familiar. Decir en oración a Dios, en presencia del niño, que él ha cometido tal y tal error, ES CAUSARLE A Él un menosprecio para con el familiar, para con la oración y para con Dios (Stg 5:9, 13, 15, 16).

13. CUANDO SEA PRECISO, BUSQUE AYUDA DE OTROS. A veces la pareja no logra buena comunicación y necesita que alguien les ponga en contacto otra vez. Aceptar consejos y discernimientos responsables, con frecuencia rescata la relación.

0 Comments

Lorem ipsum dolor

FINDING THE PERFECT TRAILS TO NEWSLETTER

Recientes Articulos

ARCHIVOS