Directrices de la Cena del Señor

¿Qué es la Cena del Señor y Quién la Recibe?

La cena del Señor, que también es conocida como comunión, es una reunión de creyentes donde se come el pan (sin levadura) y se bebe la copa (jugo de uva) como memoria de Jesucristo y lo que hizo por nosotros y para mostrar la muerte de Jesús hasta que vuelva otra vez.

La cena del Señor no es parte de la salvación ni quita nuestros pecados. Somos salvos por gracia a través de la fe. La sangre de Cristo quita nuestro pecado. Es así que la participación en la cena del Señor no le hace nada a la salvación, sino más bien es un tiempo que nos recuerda nuestra salvación.

Efesios 1:7; 2:8-9; 1 Juan 1:7; Colosenses 1:20

La participación en la cena del Señor requiere que primero nos examinemos. Necesitamos juzgarnos a nosotros mismos antes de comer o beber, confesar cualquier pecado en nuestras vidas y asegurarnos que estamos creciendo en la fe. Debemos tomar parte de la cena del Señor con temor y respeto.

La cena del Señor no es un tiempo de fiesta, sino más bien es un tiempo para comer y beber en memoria de Jesucristo. Cuando se bebe del fruto de la vid deberíamos recordar que ahora estamos justificados por la sangre de Jesús y que somos salvos de la ira de Dios. Cuando comemos el pan deberíamos recordar que Jesús dio Su cuerpo voluntariamente como el sacrificio por nuestros pecados para que podamos ser salvos. Por consiguiente, una persona puede participar en la cena del Señor cuando:

  • Confiesa la salvación a través del arrepentimiento ante Dios y la fe en Jesús solamente. (Los incrédulos no pueden ser parte de ella, ni nadie que esté haciendo eso para obtener algún mérito para su salvación.)
  • Está viviendo en obediencia a la Palabra de Dios o confiesa su desobediencia y así restaura su comunión con Dios antes de la participación en la cena. (Aquellos que viven con pecado no confesado y no tienen disposición para arrepentirse o aquellos que desobedecen claramente los mandatos de Dios, no deberían participar.)

Quiero Participar en la Cena del Señor, ¿Qué Debería Hacer?

Si desea participar en la cena del Señor entonces debería comunicárselo a uno de los líderes o miembros de su iglesia. Ellos programarán un tiempo para estudiar una lección sobre la cena del Señor para que entienda lo que es y así pueda estar seguro que está listo para participar en ella. Si se reúnen los requisitos para participar en la cena del Señor, el liderazgo de la iglesia le comunicará cuándo es la siguiente fecha posible en la que hará la cena del Señor.

¿Qué Sucederá?

Cada iglesia puede tener diferentes formas de llevar a cabo la cena del Señor. Además cada líder podría hacer las cosas un poco diferente. Pero para ser fiel con lo que dice la Biblia debemos esforzarnos para que el tiempo de la cena del Señor incluya lo siguiente:

  • Fecha: La iglesia anunciará con anticipación la fecha en la que habrá la cena del Señor. Por favor tome nota de la fecha y planee asistir. Recuerde que no es un banquete sino un tiempo para recordar lo que Jesús ha hecho por nosotros.
  • Mensaje: Al inicio de la cena del Señor el pastor predicará un mensaje sobre la cena del Señor. Debe explicar claramente lo que es, que no es para ganar méritos para la salvación, los requisitos para participar así como cualquier idea que enfatice la obra de expiación que Jesús hizo en la cruz por nosotros, Su resurrección victoriosa y Su retorno inminente.
  • Autoevaluación: Después del mensaje el pastor debería darle a la congregación un tiempo para la autoevaluación. Puede invitar a la gente a venir al frente y ponerse de rodillas para orar o simplemente puede animarlos a que permanezcan en sus asientos y que oren. Sea de la forma que el pastor elija, necesita animarlos a: (1) Pensar en su salvación—para ver si realmente están en la fe; (2) pensar en sus vidas—para ver si hay pecado o falta de crecimiento espiritual. Este debería ser un tiempo en el que la persona se da cuenta de su necesidad de Jesús, el creyente restaura su comunión con Dios, o vuelve a comprometer Su fidelidad al Salvador. (Durante este tiempo debería haber música mientras que la congregación busca a Dios en oración.) Después de un tiempo adecuado el predicador terminará el tiempo de autoevaluación con una oración por toda la congregación.
  • Instrucciones sobre los elementos: Después que el predicador termina de orar dará instrucciones sobre cómo tomar una copa del jugo de uva y un pedazo de pan sin levadura. Algunas veces se pide que los ujieres los pasen a la congregación mientras que en otras ocasiones todo se pone encima de una mesa en frente de todos y se les pide que los que van a participar en la cena del Señor pasen al frente y cada uno agarre su copa y su pedazo de pan para posteriormente regresar a sus asientos. Una vez que los participantes están en sus asientos, esperarán nuevas instrucciones sobre cuándo comer y beber. (Aunque algunos hacen que cada persona coma y beba individualmente cuando pasan al frente, nosotros generalmente comemos y bebemos todos juntos, simplemente escuche las instrucciones.)
  • El comer y beber: Después que todos han recibido los elementos y están sentados, el predicador generalmente seguirá este patrón: (1) Una vez más explicará el significado del pan y pedirá que alguien ore y dé gracias por ello delante de todos (la persona debería ser preparada con anticipación), y luego instruirá a todos para que coman el pan al mismo tiempo y recuerden lo que Jesús ha hecho por nosotros (Su cuerpo). (2) Luego una vez más explicará el significado de la copa y pedirá que alguien ore y dé gracias por ello delante de todos (la persona debería ser preparada con anticipación), y luego instruirá a todos para que beban la copa al mismo tiempo y recuerden lo que Jesús ha hecho por nosotros (Su sangre). Está recordando e identificándose con Jesús públicamente. (Posteriormente, después que termine, a menudo se le pedirá a alguien que pase a recoger las copas vacías o simplemente puede quedarse allí esperando nuevas instrucciones.)

Después usualmente terminamos el tiempo de la cena del Señor con un cántico de alabanza, tal como lo hizo Jesús con Sus discípulos—“hubieron cantado el himno.” Dependiendo del momento en que se haya realizado la cena del Señor, el servicio podría darse por concluido o podría continuar con normalidad. Sea del modo que se lleve, una vez que termine el servicio, tenga la disposición de servir y ayudar según sea necesario. Podríamos necesitar ayuda para recoger las copas y limpiar todo.

Finalmente, si es miembro de la iglesia, debería estar emocionado y deseoso por participar en la cena del Señor. Es un símbolo del Evangelio así como una disciplina espiritual necesaria en la vida cristiana.

Preguntas de Repaso

  • ¿Qué es la cena del Señor?
  • Si una persona está lista para ser parte de la cena del Señor, ¿qué debería hacer?
  • Una persona puede participar de la cena del Señor si cumple ciertos requisitos, ¿cuáles son?
  • ¿Qué sucede durante el servicio de la cena del Señor?
  • Necesitamos enfatizar que la cena del Señor no es parte de algo, ¿qué es eso?